GRACIAS EQUIPO #UnGranRetoUnSoloEquipo

A las 5:50 de la madrugada cruzamos la línea de llegada, han sido casi 20 horas para completar el reto que propone la Oxfam Intermon TrailWalker de recorrer en equipo los 100km que unen Olot con Sant Feliu de Guixols. En este blog habitualmente hablo de mis experiencias con el deporte, entrenos, carreras, desafíos… pero en esta ocasión quiero hablar de gratitud y de orgullo.

Hace meses que la idea rondaba por mi cabeza hasta que hace unos meses se la propuse al equipo de RocaSalvatella, ¿porque no nos organizamos para participar en la TrailWalker de Oxfam Intermon?. Se trata de una marcha de 100 km impulsada por Oxfam Intermón que nace de una gran responsabilidad: hacer accesible el agua potable a millones de personas que viven en condiciones de pobreza. Los equipos de marchadores constan de 6 miembros: 4 corredores, que tienen que hacer los 100 km íntegramente en menos de 32 horas, y 2 miembros que forman el equipo de soporte. Para participar es imprescindible haber recaudado 1500eur que se donan para estos proyectos de Oxfam Intermón para hacer accesible el agua potable.

Y de la idea a la realidad, bajo el lema #UnGranRetoUnSoloEquipo nos hemos organizado para estar en la línea de salida en Olot el sábado 1 de abril a las 10:00h; nos hemos organizado para darle sentido a la palabra COMPROMISO

Quiero dedicar este escrito a dar las GRACIAS:

GRACIAS a los 4 corredores, 4 valientes que han decidido aceptar nuestro reto: Xavier Verdaguer, fundador de Imagine Creativity CentreJoana Barbany, Teniente de alcaldía de Promoció Econòmica, Innovació i Govern Obert del Ajuntament de Sant Cugat; Gerard Vélez, Director de Transformación Digital de RocaSalvatella e Iria Rodriguez, Consultora de Estrategia y Comunicación Digital de RocaSalvatella y capitana del equipo TrailWalkeRS. Gracias por ser valientes, por arriesgar, por emprender la locura de hacer 100km corriendo y andando, juntos y por esta causa. Gracias por ayudaros, por animaros, por entenderos durante todo el camino, por ser 1, gracias por demostrarnos el sentido de las palabras solidaridad, valentía, humildad y pasión. Gracias por regalarnos 100km maravillosos.

GRACIAS a las 3 personas de soporte que habéis estado en cada minuto, en cada metro de la carrera preparando los avituallamientos, atendiendo a los corredores, comida, bebida, ropa limpia, mimos, palabras de ánimo y todo lo que fuera para animar los minutos de pausa y hacer que los siguientes kms fueran más fáciles. Sònia Rocafull, Alex Francès, Valentín Gonzalez  con los coches de soporte haciendo nuestra particular carrera para estar antes que los corredores en el siguiente punto y tenerlo todo a punto. Gracias por vuestra generosidad y solidaridad, un ejemplo porque nadie os lo había pedido y vuestra entrega desbordó a todo el mundo, ni un pero, ni un reproche, todo fácil, todo cariño, todo ánimo, todo pasión. Y gracias por vuestro sentido del humor, el papel del equipo de soporte a veces queda escondido y tapado y con vuestras sonrisas todo ha sido fácil.  Imposible sin vosotros.  

GRACIAS a todo el equipo de RocaSalvatella que se ha implicado durante toda la carrera (y antes de la misma) para que todo fuera mágico:

  • Lluis y Jordi sin los cuales no hubiermos podido vestir nuestras camisetas con el lema #UnGranRetoUnSoloEquipo
  • Gracias Guillem por la organización previa y la gestión del alojamiento, no pudiste estar fisicamente con notros pero fuiste clave en la previa
  • Gracias Anna Miracle por la gestión de toda la comunicación antes de la carrera
  • Gracias Gemma y Alex (y a todo el equipo de RocaSalvatella) por grabar un vídeo de ánimo que los corredores vieron poco antes de salir y que provocó ya algunas lágrimas ante de arrancar.
  • Gracias Carlo por esa maravillosa pasta cocinada con amor que nos dio fuerzas a todos en el km 30 para poder seguir y gracias Dani por esa carne que nos preparaste para acompañar a la pasta (no estabas pero nos acordamos de tí)
  • Gracias Josep por venir, apoyar y acompañar al equipo durante un par de avituallamientos; quizás no lo sepáis pero es mágico cuando alguien aparece para animar al equipo.
  • Gracias Ivan por esos croissants que nos endulzaron la parada en Girona
  • Gracias Carla por toda la tarea de comunicación antes y durante la carrera y por  sumarte a la expedición en Anglés y acompañarnos hasta el final, puro optimismo y mirada positiva.
  • Gracias Josep (alias Charlie) por tu generosidad, desde el km 55 en Girona hasta la llegada corriendo al lado de los 4 valientes dándoles tus ánimos, apoyo y el empujón que necesitaban. Tienes alma noble.
  • Gracias Bet, querías correr pero no podías y a pesar de ello viniste y durante 50km fuiste una más del equipo encontrando las palabras claves para ayudar a Iria en sus momentos difíciles
  • Gracias Judit, Ingrid y Isa por venir a Girona, compartir la emoción en el avituallamiento y traernos esas maravillosas tortillas de patata que pudimos cenar en el KM 70 en Cassá de la Selva y que nos dieron el empujón final.
  • Gracias Mar y tu fantástica perra Filomena que vinisteis con el frío de la noche a Cassá a compartir tu sonrisa y darnos fuerzas a todos.

Gracias a todo el equipo de RocaSalvatella que estuvo durante toda la previa ayudando y animando, cuidando todos los detalles que podíamos necesitar; y que durante toda la carrera apoyó, animó y fue uno más. No son sólo palabras, durante la carrera en cda avituallamiento eramos uno de los grupos más numeroso y nuestro grupo de wats y nuestras redes sociales sacaban humo. De madrugada seguíamos recibiendo mensajes de apoyo de aquellos que no estaban en la carrera pero no seguían  desde su casa.

GRACIAS a todas las empresas que habéis decidido apoyarnos y acompañarnos (y a Adrià por su coordinación):

  • Gracias a Skoda por dejarnos dos coches increíbles para el equipo de soporte (y gracias Gerard y Jordi por gestionarlo)
  • Gracias a Caprabo por darnos parte de la comida que hemos consumido estos días (y a Sònia, IOsa e Ingrid por gestionarlo)
  • Gracias a Arag por asegurarnos en caso de accidente (y a LLuis por gestionarlo)
  • Gracias a Frit Ravich para darnos energía con sus frutos secos y sus snacks en las comidas (y a Xavi y Edu por gestionarlo)

A las 5:50 de la madrugada del 2 de abril en Sant Feliu de Guíxols después de casi 20 horas y 100km cruzamos la linea de llegada 11 personas, había 4 corredores, 4 héroes, 4 valientes y a su lado 7 personas de soporte. Como no podía ser de otra forma lloramos, nos abrazamos y Yo, sinceramente, me sentí la persona más afortunada del mundo por tener la suerte, el privilegio y el honor de compartir con todos ellos un sueño, por compartir su generosidad, humildad y pasión.

GRACIAS

#UnGranRetoUnSoloEquipo

 

Camino a la maratón de Barcelona

Una maratón es mucho más que una carrera y más te vale no perderle el respeto o el sufrimiento está garantizado. El próximo 12 de marzo se correrá la maratón de Barcelona y espero estar en la línea de salida para correr mi cuarta maratón en Barcelona (1, 2, 3). Y seguramente esta será la más especial por todo lo que ha pasado en las últimas semanas. El pasado 29 de diciembre tuve un accidente esquiando, una caída de lo más absurda, pero en la que me rompí una costilla. Mucho dolor, muy poca movilidad y 4 semanas sin hacer ningún tipo de actividad física. Hace 3 semanas pude volver a correr con más voluntad que forma física, pero con toda la ilusión para poder preparar, aunque fuera en 5-6 semanas, la maratón de Barcelona.

Así que la semana pasada decidí correr la media maratón de Barcelona, un buen test físico y mental de cara a la maratón. Mi idea era correr tranquilo con apenas 15 días de entreno en las piernas, pero reconozco que soy incapaz… un dorsal, 18.000 corredores y un ambiente espectacular como el de la media de Barcelona me llevaron a correr, y correr y correr. Arranqué la media tranquilo, corriendo sin dolor y encontrándome muy bien. Salí con el dorsal rojo (entre 1:30-1:40) con intención de ir suave y acabar con 1:40-1:45, pero en los primeros kms ya vi que podría ir más rápido. Caían los quilómetros a buen ritmo (entre 4:15 y 4:20 el km) y muy buenas sensaciones hasta el km 10 donde ya empecé a notar molestia en el isquio de la pierna derecha y ya en el 12-13, justo cuando llegas a la zona del bucle de la Diagonal (reconozco que el trozo más pesado para mi de esta carrera) empezaron los dolores en el gemelo de la izquierda. Dolores y rampas, un clásico cuando estas apretando físicamente a tu cuerpo y no tienes suficiente fondo de entreno para aguantarlo. Pero sí, soy muy cabezón cuando de correr se trata así que aguanté el ritmo, salí del bucle de la Diagonal dirección ronda litoral haciendo lo que hago siempre en carrera: pensar sólo en el siguiente km. Y así hasta subir calle Marina y llegar a la recta de meta. Se mi hizo eterna, sin posibilidad de esprintar, pero pasando la meta con un increíble 1h32min, impensable unos días antes. Eso sí, cruzar la meta y rampas de las de no poder andar y dos días con las piernas como palos de madera como si hubiera corrido una maratón.img_20170212_124223

Pero el entreno sigue y según el calendario hoy domingo a 3 semanas de la maratón toca el test de tirada larga, 30km al ritmo al que quieres correr esos 42km. Así que esta mañana bien acompañado (gracias Hugo) hemos salido a por los 30km. Desde Sabadell hemos cogido el camino cerca del rio Ripoll dirección Barcelona. Los primeros 15km a 4:45 (o sea ritmo de maratón 3h20min) más o menos cómodos, aunque ya con algunos dolores en el isquio; llegados a este punto hemos dado la vuelta y tocaban otros 15km de vuelta a Sabadell con ligera subida. Y aquí ha empezado la parte dura del entreno, muchos dolores, costaba mucho mantener el ritmo, rampas en las piernas y la cabeza pensado en “que hago yo aquí”. Poco a poco, con más voluntad que forma física he completado los casi 30km, a 4:55 el km. Y como hace 7 días, rampas y dolores en las piernas.

Y ahora quedan 3 semanas por delante, con el convencimiento que en 21 días estaré en la línea de salida, esperando haber podido entrenar suficiente para poder disfrutar, para aguantar los 42km sin rampas, sufriendo (porque en una maratón siempre se sufre) pero con ganas de poder, menos de 3 meses después de romperme una costilla, pasar la meta.

Pero sobretodo nada de perderle el respeto… una maratón es una maratón.

Mi crónica del Trail de Bisaura: sólo para locos

“carrera sólo apta para locos”, así se presenta en su página web el Trail de Bisaura una carrera de 50km con más de 3.100metros de desnivel positivo. Después de leerlo en su web y de oír una entrevista en la radio (ultrasesports en RAC1) con uno de sus organizadores tardé menos de 10 minutos en ir a la página web y apuntarme… y después de haber cruzado la meta lo confirmo: es una locura.

perfil-avituallaments-l_orig

img_20161015_070100Son las 7 de la mañana del 15 de octubre, es de noche en Sant Quirze de Besora lugar de la salida de la carrera. No hace frío pero ha llovido durante los 3 días previos a la carrera así que temblamos sólo de pensar en el barro que vamos a encontrar. 250 corredores con su frontal en la cabeza a punto, ilusiones, miedos, sueños.. cuenta atrás y salimos. Ritmo suave, esto va a ser muy largo. Los primeros km transcurren rápidos, sin más referencia que las luces de los frontales iluminando el suelo tratando de no tropezar con ninguna piedra ni meter el pie en ningún agujero. Se confirma que el recorrido está lleno de barro y ya sufro pensando en lo que contaron el día antes de la carrera en el breafing  sus dos organizadores: si podemos hacerlo difícil lo haremos muy difícil, si podemos abrir una sendero y que subáis o bajéis en vertical lo haremos, eso si… con una sonrisa en la cara (de hecho están muy contentos que haya llovido… todo tan seco no tendría gracia, dicen).

bisaura-14-porta-infern-2Corro que Xavi Alujas, compañero de carreras (nos conocimos hace ya más de 5 años cuando los dos nos estrenamos en asfalto junto en la maratón de Barcelona) y vamos comentado lo impresionante del paisaje y de repente giramos una curva y nos encontramos una cortina que cubre todo el camino como el telón de un teatro bajo el título de “Bienvenidos a las Puertas del Infierno“, las cruzamos y nos encontramos una subida de unos 300 metros de puro barro donde da igual si llevas palos, zapatillas con mucho grip; es una pista de patinaje por la que cuesta horrores subir (suerte que no llevamos ni 10 km de carrera y las piernas todavía están frescas). A medio camino de la subida una banda de diablos tocando tambores nos reciben para animarnos y llegar hasta la cima de este primer infierno.

Llegamos al km 10 en el primer control de paso, Santa Maria de Besora, en poco más de 1h30min y allí en medio de la nada nos reciben un cementerio de cruces con dorsales de otros corredores, y unos personajes aterradores que nos recuerdan que aquí puedes morir. Muchas risas y un gran sentido del humor. Un poco de vino que nos dan y después de una foto dentro de una caja de muertos de madera afrontamos la bajada (llena de barro por supuesto) hacia el siguiente control.

14355186_955211904607919_730095070750536662_nMuchos avituallamientos y muy seguidos lo que nos da la tranquilidad de poder parar y comer y beber en cada uno sin la necesidad de ir demasiado cargados. La carrera prosigue con constantes subidas y bajadas, algunos tramos precisan de cuerdas para poderlos pasar lo que ralentiza mucho la marcha y asegura alguna que otra caída (algún morado donde acaba la espalda me he llevado de recuerdo). Parece como si provocaran que fuéramos por senderos imposible y cuando te preguntas el porqué siempre encuentras al final un sitio maravilloso de contemplar que justifica el sufrimiento del camino previo. Así sucede por ejemplo con Els Bufadors, un sitio mágico donde la montaña está literalmente partida por la mitad y corres entre grandes bloques de piedras. Dicen que con viento el paraje es todavía más increíble, con este viento soplando (de ahí su nombre) entre las grietas de la piedra.descarga

Ahora toca subir hasta el km 20 donde está el segundo control de paso al que llegamos en 3h27min justo para afrontar una bajada vertical, larga y dura donde los pies ya están calados de agua y llenos de barro y al final de la bajada empieza una de las primeras salvajadas… subir hasta el Castillo de Milany. Subida de 4 km con 500m de desnivel, vaya lo que viene siendo una pared, pero en este caso llena de barro, cuerdas, pocos sitios donde poner los pies. El cansancio se nota y la subida se hace física y mentalmente muy dura. Son más de 4h de carrera para recorrer “sólo” 26km. Llego sólo al castillo, Xavi ha perdido uno de sus palos y decidimos que él vuelva a por el palo y como va más rápido a ver si nos podemos encontrar en el avituallamiento de Vidrà. Así que empieza para mi casi 2h de carrera sólo sin poder comentar con nadie, disfruto del paisaje, del día y es aquel momento que en todas las carreras tengo en las que estoy conmigo y solo conmigo, disfrutando el momento, la sensación de paz, recordando todo lo que cuesta llegar hasta las lineas de salida, pensando en todo lo que me aporta correr.

img_20161015_134016Y casi sin darme cuenta estoy en Vidrà, km 35 de la carrera. Paro, me siento y decido que es hora de comer. Plato de macarrones, bocadillo de queso y jamón, galletas saldas, plátano, melón y unas cuantas chuches. Depósito cargado y a seguir… con Xavi. Alujas eres un crack, has recuperado los 15min que habías perdido yendo a recuperar el palo así que podemos continuar juntos y parece que podremos acabar juntos. Arrancamos con un dolor terrible de piernas, lo que sucede cuando has parado casi 15 minutos. Una pequeña bajada hasta el km 37 donde empieza la segunda y gran salvajada de la carrera: la subida a Bellmunt, 3km y casi 400m de subida. Yo creo que no existía camino y los locos de la organización se lo han inventado. Han decidido que se sube por la parte más vertical así que venga para arriba. Buff durísimo, barro, cuerdas, 4 subidas muy fuertes que acaban en otras tantas bajadas fuertes para desmoralizar a cualquiera… cuando crees que lo tienes te mandan para abajo otra vez. Finalmente llegamos arriba, ni respiración nos queda. Un poco de gasolina en forma de cocacola y chuches y a pensar ya en la llegada.

Quedan 10km, más de 8h de carrera en las piernas y ahora sólo toca pensar en ir km a km a través de los senderos esta vez llenos de piedras que con la humedad patinan más que una pista de hielo y acercarnos al final. Bajamos 4km (con algún repecho de aquellos que te matan) hasta el penúltimo avituallamiento en el km 44. Decidimos que no pararemos en el último (yo creo que si vuelvo a parar no arranco) así que comemos bien, agua y a apretar los dientes hasta el final. Este es aquel momento en que en cada paso te duele algo, sigues y sigues pero una vez duelen los gemelos, otro los cuadriceps, otro el abductores o los pelos de la cabeza, pero algo duele.

14725642_981576665304776_6780600409043542941_nVamos llegando al final, hemos pasado sin para el último avituallamiento en el km 48 y de repente vemos ya Sant Quirze de Besora debajo de nuestro camino, empezamos a bajar, nos animamos y apretamos, queremos llegar, entramos en el pueblo, bajamos escaleras, cruzamos el río y entramos en los últimos 100 metros. Ilusión, alegría, dolor, emoción, gritos, risas; Xavi y yo entramos juntos, abrazados. Hemos estado 9h51min para completar la carrera, pero sinceramente el tiempo me importa muy poco, lo que importa es que hace casi 10h estábamos en la salida con una mezcla de respeto, ganas y inconsciencia y ahora hemos crecido un poco más, hemos aprendido de nosotros, de nuestros límites, de nuestros miedos, de nuestra capacidad, de nuestro coraje, de nuestra amistad.

En la meta están los dos organizadores riendo como no puede ser de otra forma. Les felicito y les agradezco la carrera. No tengo fueras para decir más así que aprovecho aquí para hacerlo:

  1. Estáis locos, locos por perseguir un sueño como es el Trail Del Bisaura, más de 500 corredores en una carrera que debería ser premiada año tras año por todo lo que representa.
  2. Estáis locos, locos por hacer el recorrido que hacéis, porque lo vuestro debe ser una enfermedad o una filia, vaya que practicáis el sadismo con una sonrisa en la boca.
  3. Estáis locos, locos porque en cada control  nos decía tranquilos que sólo hay un pequeño repecho y está claro que en Bisaura los repechones no son como en el resto del mundo
  4. Estáis locos, locos por liar a toda la gente que hay en los control, avituallamientos, cruces, llegadas, salidas. Que maravilla de gente, que buen humor, que atenciones. un 10
  5. Estáis locos, aunque no tanto para engañarme para hacer los 80km de la carrera larga como me sugeristeis al final. Volveré pero mi locura llegará sólo para repetir los 50km

He aprendido, me he conocido mejor, he crecido, he disfrutado. Cuando alguien me pregunta porque lo hago o simplemente piensa que estoy loco… si has llegado hasta aquí en este post creo que ya tienes la respuesta.

 

 

Road to TrailBisaura: 1/2 maratón Collserola

4ba49e_2981f39d2e1b437abdb0ce7343f7f26e-mv2Hace años que vivo cerca del pulmón de Barcelona: la Serra de Collserola. He pasado en coche miles de veces por el túnel que la cruza o por la carretera que recorre sus laderas a través de Vallvidrera; he dormido horas y horas en los trenes de la Generalitat que unen Barcelona con la Universidad Autónoma de Barcelona (dónde estudié) y Sabadell y hasta alguna vez he recorrido algun tramo en bici, però nunca hasta ayer había corrido por sus caminos, por sus senderos, por sus subidas y bajas.

El Domingo 2 de octubre a las 8:30 estaba en la salida de la media maratón de Collserola, justo al lado del Velódromo de Barcelona. Una magnífica carrera organizada por la UEC Horta y en la que me siento cómo en casa (Horta es un barrio del norte de Barcelona en el que nació mi padre, donde vivían mis abuelos y bisabuelos y dónde crecí de pequeño, un pueblo dentro de una gran Ciudad). Es el último entreno serio de cara al gran reto del Trail de Bisaura dentro de 2 semanas (donde tocarà córrer 50km con más de 3.100m de desnivel positivo).

No he corrido nunca esta prueba así que no tengo referencias aunque viendo el perfil (800m de desnivell positivo) y que una buena parte de la carrera es en pista de tierra me hace pensar que serà una carrera rápida (luego descubriré que rapidísima). Los casi 400 participantes salimos a la hora en punto y ya en subida para cubrir el primer desnivel de más de 200 metros en poco más de 2km. Salgo delante para evitar que si se estrecha el camino (como así sucede) no quedar atrapado y tratar de córrer. Llego cansado después de este arranque explosivo y vertical pero entonces llegan casi 6 km de descenso a través de pista, muy rápidos y que ponen a prueba las lumbares. En este descenso me alcanza la que luego quedaria tercera en la categoria femenina y viendo que va a buen ritmo me uno a su grupo para seguir tirando. Sobre el km 9 llegamos casi a Sant Cugat, en concreto al pi d’en Xandri y nos metemos en un sendero estrecho y que va subiendo y bajando. El ritmo es rápido, poco más de 5’15” el km, aunque se que en breve llega la subida, quedan más de 400m de desnivell positivo todavía por recórrer.

Poco después del km 11 ya he perdido al grupo con el que corría (van a mejor ritmo) y empieza la subida fuerte, son 5,5km de subida constante y practicamente sin descanso que van a poner a prueba el entreno de las últimas semanas. Como siempre en estos casos mi mantra me dice que vaya de curva en curva sin pensar en todos los km sinó en los siguientes metros. No se trata de una subida tan fuerte que haya que hacerla andando ni tan rápida que se pueda córrer suelto, esa media montaña incómoda y constante. Finalmente llego al avituallamiento del km 17 de Sant Medir, 200metros más de subida y empiezan los últimos 3,5-4km hasta la meta en bajada y por pista la mayor parte. Y sale mi la do corredor de asfalto, aprieto los dientes y pienso… ¿puedo hacer menos de 2h en una 1/2 de montaña? Me lanzo en bajada a poco más de 4min el km adelantando corredores y viendo a lo lejos el velódromo donde esta la llegada. El último km es estrecho, con piedras y alguna raiz però decido apretar y apretar. Confieso que disfruto esos últimos km, tengo fuerzas y ganas.

Finalment llego a la meta adelantando al grupo que había perdido km antes y la cruzo en 2:00:18. Contento y satisfecho. Llego el 53 de casi 400 corredores. Después de un verano con menos entreno del planificado y con más excesos en comida de los planificados (que ya noté en la 1/2 maratón de Sabadell a inicios de septiembre), ahora llego con 6kg menos en mejor forma y motivado. Ahora toca recuperar y los últimos entrenos que en 15 días llega la prueba de verdad, una carrera que sus organitzadores recomiendo “sólo apta para locos“.

Ascensión a la Tossa d’Alp: lo que ha costado hoy conseguir el Aquarius

Agosto siempre te da la oportunidad de intentar hacer aquellas cosas que durante el año te cuesta encontrar tiempo. Y subir a la Tossa d’Alp, en concreto al refugio del Niu de l’Àliga en la Cerdanya era una de estas cosas que tenía pendiente. El año pasado dormimos un día con toda la familia en este refugio y quedé enamorado de este sitio, mágico porque también es la primera parada de la Cavalls del Vent (Ultra Pirineu), carrera mítica de 110km que me gustaría correr el próximo año. Y finalmente hoy he marcado la cruz en la lista de pendientes.

20160808_093229

A las 6:00am ha sonado el despertador (y ha costado lo suyo) pero después de quitarme el sueño, poner la calefacción en el coche (6 grados a esas horas) y recoger a Pepe Rojas a las 7am hemos empezado a correr desde Alp a poco más de 1.100m de altura. Un par de km hasta encontrar el inicio del GR4 y empezar a subir hasta la Masella. Han sido poco más de 5km pero con un desnivel de más del 10%. En poco menos de 45minutos hemos llegado a la estación de esquí de la Masella y hemos decidido subir por el camino más recto así que siguiendo la línea del telesilla hemos escalado por las piedras hasta llegar a la antena de telecomunicaciones situada en el Puig d’Alp a 2.300metros. Ya eran casi 2h de ascensión y ha tocado apretar un poco para no llegar demasiado tarde a casa así que hacia arriba, 250m de desnivel finales y hemos llegado al refugio del Niu de l’Aliga a 2.537metros.

Ha costado lo suyo pero en 2h15minutos hemos superado 1.400m de desnivel positivo y 11km. Un par de aquaruius fríos, la foto para celebrar el momento y a bajar.

20160808_133826

Y sinceramente no se lo que ha sido más duro si la subida o la bajada con el tobillo todavía resentido de la carrera de Vall de Núria y una uña más perdida que otra cosa. 10 km de bajada con fuertes pendientes. En poco menos de una hora ya estábamos en Alp.

Al final 22km con casi 3.000m de desnivel acumulado y un excelente entreno para el siguiente reto: el trail del Bisaura (50km y más de 3.000m de desnivel positivo). Una gran salida matutina con Pepe (aquellos de “no acabo de estar bien” y luego no hay quien le pille).

IMG-20160808-WA0009

Preciosa ascensión entre bosques con el premio de llegar a la cumbre de la montaña y dejar gravado en la retina el Niu de l’Aliga el primer refugio que encontraré si finalmente puedo correr en 2017 la ultra Pirineus.

Mi tobillo, su esguince y Yo: finishers en Olla de Núria

IMG-20160703-WA0017CREC… uff que dolor.

Domingo 3 de julio, 8 de la mañana, salgo a hacer el último entreno antes de la X Edición de la Olla de Núria por el GR que une Calafat con la Atmetlla de Mar (en Tarragona) y cuando llevo unos 8km salto de una piedra y caigo en un pequeño hueco en el suelo, todo mi peso se carga sobre el tobillo derecho que se dobla con un crec y algunas lagrimas de dolor. Vuelvo a casa como puedo y al cabo de unos minutos mi tobillo ya mide 3 veces su tamaño real. Hielo y descanso. Diagnóstico de esa misma noche: nada roto pero si un esguince que según el médico de urgencias debería obligarme a 10 días con la pierna inmovilizada.

Domingo 10 de julio, 13h 28min, cruzo la línea de llegada de la Olla de Núria después de 22km, 8 cimas conquistadas y casi 4.000 metros de desnivel acumulado. Y lo mejor: con el tobillo a punto.

perfil-2016-REVÉS-senior

El domingo 3 de julio por la noche decidí que nadie me  quitaría el sueño de intentar correr y que en todo caso sería yo el que decidía no hacerlo si no lo veía claro. Me quité el vendaje y llamé al fisio (Gracias Franc eeres un gran fisio.) Ha sido una semana de fisio diario con la maravillosa maquina indiba, ejercicios diarios de fuerza en el tobillo, contraste de agua caliente y agua fría y una incómoda tobillera. Finalmente el sábado un vendaje compresivo funcional y a correr.

IMG_20160709_191155A las 9 de la mañana del domingo 10 de julio después de probar el tobillo y ver que no hay dolor tomo la salida  frente del Santuario de Núria. Para los que no conozcáis este maravilloso paraje deciros que está a 1.900 metros de altura y que sólo se llega a él a través de un tren cremallera. En la salida muchos nervios, en el breafing previo de la carrera nos ha impresionado bastante el desnivel a salvar así como el hecho que sea una carrera en autosuficiencia: todo lo que quieras beber o comer debe ir en tu mochila.

20160710_084958Salida (con Pepe, los dos Rogers i Kim Ruiz) y enseguida empieza la subida hasta el Albergue de Nuria, el Pic de l’Aliga (2.422m) y finalmente la primera gran cima, el Puig de Font Negre (2.727m). En 5km hemos salvado 800 metros de desnivel positivo y las piernas lo notas. Hemos salido a la vez más de 700 corredores y eso ha provocado una fila indica en la que a veces es difícil avanzar a tu ritmo lo que genera un cansancio adicional. El tobillo ha dado alguna señal de alerta (imagino que era normal) pero la verdad es que voy con los palos y eso me ayuda muchísimo para evitar un esfuerzo excesivo del tobillo. Ni una nube en el cielo lo que permite unas vistas maravillosas. Núria está a casi 200km de Barcelona y a pesar de ellos se aprecia perfectamente la Mola o Montserrat. Sónia me ha fotografiado  subiendo.

IMG-20160710-WA0005

Vamos un poco tensos porque esta carrera pone unos cortes horarios duros de forma que no te puedes despistar. El primero se encuentra en Coll de Noufonts en el km 8. tenemos 2h y 30min para llegar, pero antes hay que subir el Pic de NouCreus de 2.799m  y afrontar una bajada muy técnica. Pasamos el control con 30 min de margen pero toca seguir apretando porque el siguiente control está en el km 14 y tenemos 80min para cubrir los 7km que los separan. Subimos el Pic de NouCreus (2.861m) que a mi se me hace laaaaargo y duro. Es muy empinado y técnico y sufro porque a pesar de no tener dolor en el tobillo en cualquier movimiento del mismo me puedo quedar clavado. Después de este pico pasamos por el Pic d’Eina (2.789m) y el Pic de Finestrelles (2.827m) para después afrontar un descenso técnico hasta el siguiente control de paso. Otra vez 30 minutos de margen y ahora ya nos relajamos, si no hay una desgracia entraremos dentro del control horario total de la carrera de 5h.

A estas alturas el grupo de 700 corredores se ha desintegrado y vas encontrando gente pero se puede correr y caminar con total tranquilidad. Me sorprende de esta carrera que más de un 70% de la misma no es corrible, pasas mucho rato subiendo picos y los descensos son tan técnicos que no te puedes arriesgar a correr. Solo entre cima y cima puedes correr. La vistas son increíbles, ahora estamos en el otro lado de la Olla de Núria (la carrera se llama así porque recorre toda la valle por la parte superior como si dieras la vuelta a una olla) y empezamos a ver toda la Cerdaña francesa con el Carlit imponente al fondo.

El penúltimo pico se hace duro y exigente, se trata del Pic del Segre de 2.809m pero que tiene varios pequeños picos previos y no acaba de llegar la cima. Lo corono, me tomo el tercer gel y veo con sorpresa que a pesar de las altas temperaturas y el calor me queda más de medio litro de agua (no si al final tanto sufrir y me va a sobrar agua!!). Empezamos descenso rápido para llegar a 2.700m, levantar la cabeza y ver el imponente Puigmal como penúltimo reto. Empieza una ascensión hasta la cumbre situada a 2.913 metros con un camino con mucha piedra y roca. Una fila de corredores nos acercamos a la cima, a la cruz de más 3m que corona la cima y que representa el punto más alto. Llegamos y me entra una alegría difícil de describir, sinceramente no creía hace 7 días que podría llegar hasta aquí. Y si, no hay nada como soñar pero sobretodo esforzarse para que las cosas puedan pasar.20160710_124741

IMG_20160710_140911

Foto en la cima y a por la última dificultad de la carrera: 1.000 metros de bajada en poco más de 3km, todo un reto a esta alturas de la carrera porque las piernas están ya muy cargadas, la bajada es técnica y resbaladiza y mi tobillo en cualquier momento se dobla y adiós. Roger y yo (el resto los tenemos unos minutos por detrás) empezamos la bajada pero cada uno a lo suyo que esto es técnico y complicado. Los cuadriceps no aguantan, queman. Poco a poco va apareciendo al fondo la imagen de lago en el fondo del valle y la silueta del Santruario de Núria. Se oye la megafonía y la música. Queda poco, muy poco. Toca apretar dientes. Han sido 22km con un 70% de l carrera por encima de los 2.700m, 8 cimas conquistadas.

4h28min después cruzo la meta, hoy no hay lagrimas en los ojos, hoy tengo orgullo en la cara. Decidí que nadie me diría si podía o no, que sería yo y así lo he hecho, he luchado, he sufrido y aquí estoy cruzando la meta feliz y contento. 

 

Subir al Puigmal: entreno para la Olla de Núria

perfil-2016-REVÉS-seniorEl próximo 10 de julio se celebra la X Edición de la Olla de Núria, se trata de una carrera de poco más de 21 km con casi 2.000metros de desnivel positivo que recorre todos los picos que protegen la Vall de Núria. Me apunté a la carrera hace ya unas semanas porqué se trataba de una zona que no conocía y pensando que al ser una distancia más corta que la maratón me permitiría correrla sin una carga de entreno muy alta. Este pasado fin de semana he podido pasar dos días en Núria (lo reconozco… no había estado nunca antes) y la verdad es que he vuelto con una mezcla de profundo respeto por esta carrera así como unas ganas locas que llegue el día 10 de julio.

La carrera sale desde el Santuario de Núria a 1.950m y toda la carrera se sitúa por encima de los 2.000m de altura, en concreto el 72% de la carrera se corre por encima de los 2.700metros,  recorriendo 8 cimas. Se empieza por el Pic de l’Àliga de poco más de 2.400m y el último es el mítico Puigmal de poco más de 2.900m para acabar nuevamente en el Santuario.

20160619_062012Ayer domingo quise ascender al Puigmal para ver en que condiciones me encuentro y evaluar la durazea de una pequeña parte de la prueba. Salí a las 6 de la mañana cuando el sol despuntaba con un silencio y una paz increíbles, un cielo despejado y el termómetro por debajo de los 5 grados. Estaba en el albergue del Pic de l’Àliga situado a poco más de 2.200m así que lo primero es descender hasta el Santuario de Núria donde arranca la ascensión al Puigmal. Se cruza el rio Finestrelles y se entra en el bosque del pino negro de Sant Gil. El princio arranca duro y rápidamente mis ganas de correr se convierten en un andar rápido. Suelo mojado fruto de la lluvia del sábado. En poco más de 15min llego al pla de l’Ortigar desde donde diviso ya todos los picos de más de 2.500m nevados y empiezo a notar un fuerte viento que ya no me abandonará hasta la cima. Llego enseguida al torrente del Embut que debería estar casi sin agua pero debido al deshielo baja cargado y genera una difultad añadida: pasar por encima de las piedras que debido al frío están parcialmente congeladas y por lo tanto muy resbaladizas. Consigo pasar y por primera vez diviso la cima del Puigmal cubierta de nieve y de un principio de niebla.

Arranca aquí un tramo de poco más de 1,5km que asciende suavemente y que me permite correr y disfrutar de la libertad de sentirme el único que hoy se ha levantado pronto para ir al Puigmal. Llegan las primeras placas de nieve cerca de la pequeña estación metereológica que marca el inicio de la tartera que me llevará a la cumbre. Ahora el viento es ya fuerte, el frío se nota de forma intensa y la niebla empieza a generar dudas acerca de por donde subir. Es imposible ver las marcas de forma que decido subir en línea recta. Debo estar cerca de la cima, aunque ésta no se divisa, y dos corredores que me cruzo que ya bajan me dicen que faltan pocos metros. Finalmente la niebla se despeja como si estuviera esperándome y allí delante la maravillosa cruz que marca la cima del Puigmal.

20160619_075454

 

El tiempo justo para una foto, comer un kit kat de premio que tenía apunto y regresar. El viento hace imposible estar más tiempo arriba, la sensación de frío es muy intensa (leo luego que la temperatura de sensación ayer era de menos 10 grados en el Puigmal) así que decido volver. Pero la niebla ha vuelto y de repente he perdido la orientación, imposible saber por donde he subido. Espero unos minutos hasta que aclara poco, encuentro las huellas encima de la nieve de la subida y emprendo la bajada.

20160619_075530

Llega la parte divertida, he tardado poco más de 1h30min en subir y tardaré poco más de 30min en bajar. La nieve y la piedra suelta convierten la bjada en un fantástico tobogán y me doy cuenta de que todavía me queda mucho entreno y mucho por aprender para bajar.  A las 2h de haber salido vuelvo a estar en el Santuario de Núria, el sol ya ha salido y el frío ahora es mucho menos intenso. Me queda el regalo final, superar el desnivel hasta los 2.200m del Albergue pero el premio lo merece: una maravillosa ascensión al Puigmal y el desayuno esperando en la mesa.

En 3 semanas volveré a Núria para completar la Olla. Ahora ya he visto que no se trata de una carrera  más, será exigente y dura, rompepiernas subiendo y bajando cimas. Está claro que cada carrera de montaña es diferente y ésta tiene pinta a ser muy dura, exigente. Así que lo mejor será tomárselo con calma, disfrutar y aprender de la montaña.