Archive | enero 2013

Caso Armstrong: el deporte es esfuerzo no engaño

130117085107-lance-armstrong-single-image-cutDecepción, desilusión, traición, estos son 3 de los sentimientos que he tenido al conocer las declaraciones de Lance Armstrong estos pasados días en los que reconocía de forma abierta y sin tapujos el consumo de sustancias dopantes y prohibidas para mejorar su rendimiento deportivo y poder, de esta forma, ganar de forma consecutiva 7 tours de Francia. Muchas a mi alrededor me han llamado iluso (“todavía te sorprendes”, “está claro que todos lo de la elite se dopan”, “es imposible llegar a esos niveles limpio”), igual que muchos otros se metían conmigo (y ahora entonan aquello de “ya te lo dije”) cuando en los últimos años he defendido a este deportista cuando era acusado (sin que se tuvieran análisis que confirmaran el presunto –ahora ya confeso- uso de sustancias dopantes).

Le creí durante muchos años y ahora me he llevado una enorme decepción, porque mi visión del deporte es otra, mi visión del deporte no es el dinero, no es ganar, no es ser mejor que el que tengo al lado y a cualquier precio, mi visión del deporte es mucho más romántica. Mi visión del deporte está relacionada con el espíritu de superación con un mismo, con la voluntad de mejorar día a día, con las ganas de disponer de un espacio personal para encontrarse con uno mismo, pero a través de la sinceridad y del esfuerzo, del trabajo y la perseverancia. ¿Que sentido tiene engañar a los otros cuando en el fondo te estás engañando a ti mismo? ¿Qué valor tiene ganar y celebrarlo, cuando sabes que esa victoria, en parte, no es tuya, sino artificialmente construida?

No me sirve que me digan que el deporte se ha convertido en un espectáculo y que el público quiere más, no me sirve aquello de que como todos se dopan sino lo haces nunca llegarás arriba. El deporte y lo que significa no merece ni quiere este tipo de personas y actitudes, la gente que sale cada día a correr, montar en bici, nadar o cualquier otro tipo de deporte y que lo hace porque quiere, porque le sienta bien, porque le ayuda a seguir adelante, porque le hace ser mejor persona o por el motivo que cada uno tenga, no merece ni quiere estas personas ni lo que representan. El deporte es esfuerzo, es trabajo, es perseverancia, no es engaño, no es ganar a cualquier precio, no es ser el mejor de forma artificial.

Seguiré pensando que el deporte limpio, tanto el amateur como el profesional, está por encima de este tipo de personas. Es verdad que el comportamiento de personas como Armstrong no ayudan, provocan una reacción de “todos son iguales” que creo no responde a la realidad, al menos la realidad que yo conozco. El deporte merece respeto y los que lo practicamos también.

Durante mucho tiempo Lance Armostrong fue un ejemplo, un ídolo para mi, por lo que había hecho e el deporte pero también por lo que significaba de superación, de lucha y de valor al vencer un cáncer (y se de lo que hablo). Pero desde el pasado jueves, cuando escuché (aquí tenéis enlace con la entrevista subtitulada, realizada por Oprah Winfrey) sus confesiones pasó a pertenecer a la categoría de miserable. Le reconozco que haya admitido lo que hizo, asumo que lo hace de corazón, no soy nadie para perdonarle nada, pero su actitud, sus ganas de engañar y la mancha en lo que el deporte significa para mi son los que me entristecen.

Pero como siempre mañana volveré a ponerme las zapatillas, volveré a mirar con ilusión mi plan de entreno, volveré a soñar con pasar bajo la meta, seguiré viviendo, con esfuerzo, con ganas, con motivación y con sinceridad lo que para mi es el deporte. 

Media Maratón Sitges 2013: la historia de un reto cumplido

foto(1)Un par de minutos pasaban de las 10 de la mañana cuando hemos arrancado  la Mitja de Sitges. Apenas 5 grados y un cielo despejado eran el escenario para la carrera. Arrancan 21.097 metros para  2.500 personas con sus sueños, con sus retos, con su tiempo estimado de carrera. La carrera arranca por el paseo marítimo,   más de 1,5km llanos que sirven para calmar los nervios del inicio de la carrera, notar las primeras sensaciones y buscar el ritmo de carrera  En mi caso estos 2 primeros km siempre sirven par saber como estoy y como irá la carrera, y hoy las sensaciones eran muy buenas. Mi ritmo deseado era ir a 4:15-4:16, con este tiempo podía conseguir el objetivo perseguido desde hace más de un año, bajar de 1 hora y 30 minutos (después de quedarme en 1h33min en Granollers y en 1h31min en Barcelona el año pasado), pero enseguida he visto que podía ir a 4:10-4:12 sin problema.

He buscado como siempre otros corredores que fueran a un ritmo parecido, voy preguntando a cuanto van, si conocen el circuito, me sirve para no estar muy pendiente del crono, para relajarme. Así han ido pasando los quilómetros  manteniendo el ritmo, esperando en cada esquina que mi cuerpo no dejara de darme fuerza. El circuito de Sitges es muy llano y eso siempre se agradece  Sólo entre el km 4 y 6 (que se hace dos veces al ser un circuito de 10,6 km al que se le hacen dos vueltas) tiene un par de cuestas de aquellas que tus piernas notan. Han sido unos 10 primeros quilómetros tranquilos en poco más de 41 minutos donde he podido disfrutar de un circuito bonito, sin muchos giros y con mucha gente corriendo.

Y arranca la segunda vuelta, los corredores prácticamente ya no hablan, se nota el ritmo al que vamos, solo se escuchan los pies contra el suelo y las respiraciones de los que te envuelven (siempre entreno con música, pero soy incapaz de ponerme música en las carreras, es como si me perdiera algo).  Arranca ese momento mental duro en el que vas pensando todo lo que queda, ya has pasado por el circuito en la primera vuelta y empieza a parecer que no se acaba nunca. Pero me encuentro bien, fresco y con ganas, así que miro el crono y aprieto un poco, bajo un par de segundo el ritmo por km, ahora es cuando deben notarse los entrenos progresivos, debe notarse los km entrenado empezando más lento y acabando mñas fuerte.  En el km 14 me tomo un gel, creo que en esta carrera no lo necesito, pero estoy en proceso de entreno para Maratón de Barcelona donde seguro tendré que tomarlos y es bueno saber como reaccionará el cuerpo. Un par de sorbos de agua y la mente ya centrada en no perder el ritmo, bajar de la 1:30 está cerca pero en las dos últimas medias el flato y una pájara me han dejado fuera de ese sueño.

546910_4351072654753_977345289_n

 

Foto: Enric Besora Molins

Y ha llegado el km 18, pasando cerca de la iglesia del Vinyet, cuando he sido plenamente consciente que el reto estaba conseguido, he pasado por debajo de 1hora y 15 minutos por lo que sólo una desgracia en los 3 últimos quilómetros me dejarían fuera de mi sueño, fuera de mi reto. Así que he decidido disfrutar esos 3.000 metros que me quedaban, saborear cada paso, cada sensación , cada ánimo del público. Faltando 2km empiezas a entrar en el centro de Sitges donde se acumula el público y donde sus ánimos te hacen sentir especial, te hacen valorar el esfuerzo que estás haciendo, te hacen valorar los últimos meses de entreno.

Y empiezas a pensar en todo el camino hasta aquí, en el valor de la frase que hace ya unas cuantas carreras llevo escrita en mi camiseta, «Juntos haremos la cima» (dedicada a mi mujer y a nuestra particular lucha durante los últimos meses); a las palabras de Víctor, ese amigo que cree más en mis posibilidades de hacer la marca que estoy a punto de hacer que yo mismo; pienso en mi última media maratón, en Sabadell, a principios de setiembre, donde pinché y acabé con un registro de 1 hora y 36 minutos, lejos de la marca que quería hacer, por culpa de haber corrido al inicio demasiado deprisa, con demasiada presión; me acuerdo de cuando me levanto para entrenar a las 7 de la mañana, sin ganas, o cuando cierro el día a las 21 con mis series en las pistas de atletismo.

Y ya bajo la última calle antes de llegar a la recta de meta, miro el reloj y mis ojos no pueden creerlo, voy a bajar de la 1:30 y con mucho margen, el reloj marca 1:28:18 cuando lo paro debajo de la linea de meta (la organización me regala 3 segundo y me da una marca de 1:28:21, acabando el 301 de 2.409). Si, son lagrimas lo que tengo en la cara, de satisfacción, de emoción, de tensión, de reto conseguido, de muchas cosas a las que no les puedo poner palabras pero que siento.

Han sido 21.097 metros a 4’12» el km, ha sido la carrera soñada, el crono anhelado, el momento esperado durante los últimos meses. Mañana todo volverá a la normalidad, tocará seguir al plan de entreno, faltan 2 meses para Maratón de Barcelona y todavía muchas sesiones para poner el cuerpo a punto y conseguir la marca deseada… bajar de las 3 horas 15 minutos, pero ahora que recuerdo mi primer Km sonrío pensando el camino hecho hasta aquí y levanto la mirada… todavía queda mucho más.

errores de principiante

113Empezar a hacer deporte sin pensar en lo que significa y en sus consecuencias si puede convertirse en un deporte de alto riesgo. Son los temibles errores de principiante, aquellos que siempre piensas que a ti no te pasarán porque tu sabes más que el resto, los errores que crees que no cometerás porque esto de hacer deporte es fácil. Y lo peor de los errores de principiante son sus consecuencias, en mi caso una lesión de 4 meses. Pero vayamos por partes, ¿cuáles fueron mis errores de principiante?

1. Planificación

Quería hacer deporte así que empecé pensando que un cuerpo de más de 90 quilos y oxidado por años de sedentarismo e inactividad podía sin problema emular a aquellos que veía salir a correr cada día. Desobedecí aquellos que me recomendaban empezar corriendo un par de días a las semana y no más de 15 minutos. Si los otros pueden salir casi cada día, yo también.

 2. Zapatillas

Abres el armario y te pones las primas zapatillas de correr que encuentras. Lo de mirar si eres pronador, supinador o neutro, o saber si las zapatillas están pensadas para hacer muchos o pocos quilómetros por semana o incluso averiguar si están pensadas para personas con mucho o poco peso te parece en ese momento un ejercicio de marketing pensado por parte de las grandes marcas del deporte para venderte la última moda de zapatillas.

 3. Obstinación

Un buen amigo lo llama, en mi caso, cabezonería, es decir, no escuchar los consejos de los que ya hacen deporte y pensar que puedes conseguir en 1 mes aquello que no has conseguido en 35 años. Ponerte a hacer deporte sin entender lo que significa ni las consecuencias que tiene.

En mi caso los errores de principiante me costaron muy caro, 1 mes después de empezar a correr y haber realizado mi primera carrera de 10km me diagnosticaron una lesión de rodilla (desgaste del cartílago e inflamación muscular). Las consecuencias fueron 3 meses de inactividad deportiva y 4 meses de fisioterapia. Aprendí lo importante de la planificación, aprendí la relevancia de llevar en los pies unas zapatillas adecuadas a mi peso, forma de correr (seré un fan de ASICS toda la vida) y lo relevante que es ser obstinado, pero que si un día no puedes entrenar no se acaba el mundo.

El error de principiante que no cometí fue el de no tener motivación, y en mi caso fue lo que me ayudó a volver a correr después de estos 3 meses de parón. Cuando empiezas a hacer deporte creo imprescindible, si quieres hacerlo a partir de ese momento y de manera continuada, buscar y encontrar la motivación a largo plazo. Para cada uno será distinta; para unos servirá el perder los quilos acumulados en verano, para otros el encontrar un espacio de desconexión; en cualquier caso debe ser algo que no se acabe en 15 días, porque llegará el momento en el que haga frío, te lesiones, el trabajo te complique el horario del entreno o simplemente no te apetezca, y en ese momento deberás buscar la motivación suficiente para continuar.

En mi caso no la perdí, mis ganas de recuperar mi estado físico anterior, mis ganas de competir y el hecho de haber compartido el proceso de hacer deporte con mi entorno fue lo que me ayudó a continuar. Meses más tarde hacía mi primer triatlón… pero eso ya es otra historia.

el principio: mi primer km

foto

Agosto de 2010, pesaba 95 kg, una mala alimentación, los efectos de haber dejado de fumar unos años antes, vida sedentaria, un poco de stress y no haber hecho deporte durante mucho tiempo lo explicaban.

Todos los que me rodeaban y tenían una mínima confianza conmigo no dejaban de repetirme que debía poner solución a ese sobrepeso, que hiciera ejercicio, que empezara un régimen, que hiciera lo que fuera pero que debía recuperar mi anterior peso, unos 75kg. Sabía que tenían razón, sabía que debía hacer algo, pero recuerdo tomármelo con mucha pereza, con pocas ganas.

Hasta que un día viendo que era incapaz de tumbarme sobre una moqueta y jugar con mis hijas, fui consciente de la situación, entendí que no era normal tener que levantarse de lado de la cama, dormirse al volante del coche o pasarse el día comiendo, corrijo  engullendo todo aquello que pasara por delante mío.

Tomé la decisión de poner remedio a esa situación y como acostumbra a ser normal en mi lo llevé al extremo. Decidí cambiar de forma radical mis hábitos alimentarios (5 comidas al día, eliminar azúcar, bollería industrial, cerveza, coca-cola…) y empezar a hacer deporte. Llegó el momento  de empezar a correr. Me apunté a la Carrera Popular de la Fiesta Mayor de mi ciudad, Sabadell. 11 km de carrera a principio del mes de setiembre de 2010. Entrené apenas 2 semanas y tomé la salida…

Invertí más 1 hora y 11 minutos, hice casi una cuarta parte de la carrera andando, me senté a recuperar el aliento y beber agua en varias ocasiones. Pero no abandoné, decidí que las riendas de mi vida las tomaba yo. Hice mi Primer KM.

Dos años más tarde esos 95kg se han convertido en 71kg, el deporte ocasional se ha convertido en 6 días de entreno a la semana, esa carrera de 11 km se ha convertido en varias carreras de 10km’s, medias maratones, algunas duatlones (carretera y montaña) y triatlones (distancia sprint y olímpica).

Este blog no pretende dar lecciones a nadie, no pretende servir de modelo a nadie, sólo busca convertirse en el espacio donde poder compartir una de mis grandes pasiones, el deporte, ligado ahora ya de forma definitiva a mi día a día. Sólo pretendo contar como evoluciono, los retos que me planteo, como me preparo y como me ayuda en mi vida esta actividad. Hablar de deporte, hablar de retos y compartir mi experiencia.

Porque mi vida cambió, para siempre, el día que hice Mi Primer Km.