Archive | marzo 2013

Marató de Barcelona: mi primera vez

foto (2)Son las 8:30, mi cuerpo tiembla, son los nervios, muchos meses de preparación y entreno, muchas ilusiones, muchos sueños, muchos temores. He sufrido entrenando y quiero disfrutar corriendo.

Salida – Km 10: cogiendo ritmo

Estoy colocado muy cerca de la cabeza de carrera, se oye el disparo de salida y enseguida el grupo empieza a moverse, en ese momento llueve sobre Barcelona, el cielo está gris, todo parece cargado de épica.

Avanzamos por la plaza España y tomamos carretera de Sants, me siento cómodo, levanto la mirada y veo la cabeza de carrera. Recuerdo lo que he pensado antes de salir: no corras demasiado al principio o lo pagaras. Miro el reloj, voy a 4:20 el km.

Pasamos ya por delante del campo del Barça y me toca hacer una pequeña parada técnica, demasiada agua antes de salir, 20 segundos que voy a recuperar en el próximo quilómetro. Y sigo adelante, llegando a la altura de la Diagonal donde un espectador con un cartel nos avisa “punto más alto del recorrido, a partir de ahora todo es bajada” (cachondo… sólo quedan 34km para el final).

Km 10 – km15: a comer

Las sensaciones son tan buenas que tengo que ir parando la velocidad, no puedo ir tan deprisa, lo pagaré. Me acuerdo en ese momento de cómo cuando empecé a correr no tenía cabeza y en todas las carreras apretaba demasiado al principio y luego lo pagaba al final. Sólo cuando cambié mi manera de correr pude bajar de 40min en 10Km y hacer 1h26min en una media maratón. Así que me relajo y empiezo a subir Paseo de Gracia, mucha gente en las aceras aplaudiendo y animando. Toca empezar a comer o sea que pongo la mano en el cinturón que llevo cargado de geles y abro el primero justo antes del avituallamiento del km 15. Un poco de agua y seguimos.

Km15 – km 20: gracias Dani, gracias público

Que bonita es la Sagrada Familia, todavía estoy fresco y tengo tiempo de levantar la cabeza cuando paso por debajo. Recuerdo muchos días de entreno por sitios monótonos y aburridos, yo sólo con mi música o mis podcast de radio, dándole a la cabeza más de lo necesario, viviendo en solitud los entrenos. Han sido casi 1.000km preparando este maratón de los cuales más de 900km en solitario, demasiados. Pero enseguida bajo la cabeza  y busco a Dani, me dijo que a lo mejor venía. Y allí está. Me grita, le grito, chocamos las manos y sigo. Buff hasta que no corres una carrera así no sabes lo importante que es cuando te animan, cuando alguien decide dedicar una parte de su tiempo para salir a la calle y aplaudirte.

Media Maratón

El día no acompaña y seguro que mucha gente se ha quedado en casa. Eso hace que el paso por la Meridiana sea solitario, poca gente animando y además en ese momento con una buena cantidad de agua que cae del cielo. Además junto antes de pasar por la mitad del maratón noto la primera señal que esto va en serio; pequeño pinchazo en el gemelo derecho. No es nada grave  pero me asusto, quedan más de 21 km. Paso la mitad de la carrera en 1h33min, el ritmo es bueno. Empiezo a descubrir que una Maratón son más que dos medias.

Km25 – km30: Empieza la maratón

Los peores momentos, mi mente se nubla, llego a la Diagonal justo cuando el crono marca el km 27 y al fondo veo el punto hasta el que tengo que ir, la torre AGBAR, son más de 2km en subida que luego hay que deshacer para llegar al Forum. Creo que es el único momento en el que mi mente ha estado a punto de traicionarme, he dudado si seguía o paraba. Sólo una milésima. Pero he seguido; haber hecho una tirada durante el entreno de 30km yo sólo me enseñó más de lo que creía y ahora lo descubro. El tiempo por km ha subido, ya no voy a 4:25 sino que empiezo a marcar ritmos de 4:30. Pero estoy tranquilo, mi objetivo de bajar de las 3h15min parece posible.

Doblo debajo de la Torre AGBAR donde un grupo de música anima y la gente aplaude, me tomo un gel, bebo agua y noto lo que ya me habían avisado: empieza la maratón.

Km30-km35: Hola Víctor

Un compañero inesperado, Víctor aparece vestido de corto, quiere acompañarme hasta el final. Me dice que me calle, que no hable y que el estará a mi lado… parece que no me conozca, necesito hablar, quejarme, preguntar, pedir agua, cualquier cosa que me entretenga. Empezamos a recorrer el frente marítimo dejando a nuestras espalda el Fórum y mis piernas empiezan de recordarme que son ya más de dos horas, que están cansadas. Es el momento en que la cabeza empieza a trabajar, aquel momento en que empiezas a ver que la maratón no la acaban las piernas, la acaba la mente. En ese momento vemos a Sebas, él no ha podido correr hoy, sigue lesionado, pero se que volverá, estoy seguro.

Km 35-km40

Por fin dejo atrás el frente marítimo y llega uno de los primeros momentos mágicos, pasas por debajo del Arco del Triunfo, mucha gente aplaudiendo, mucha gente gritando tu nombre. Me siento un héroe por primera vez, ya se que es un sentimiento ridículo, ¿héroe de qué?, pero me siento que estoy haciendo algo grande. Hace 3 años tenía que levantarme de lado de la cama por mi peso y ahora estoy a 5km de acabar una maratón.

Dejo atrás el arco y enfilo hacia Plaza Catalunya, maldigo mis piernas, maldigo el dolor de todos y cada uno de los músculos de cintura para abajo, y entre maldición y maldición llego a Plaza Catalunya donde nos recibe un grupo enorme de gente aplaudiendo y gritando. Y avanzo sin sentir mucho mis piernas pero con la emoción casi en mis ojos. Corro por Portal del Ángel plagado de gente, cruzo la plaza de la Catedral y cuando enfilo Vía Layetana me doy cuenta que la emoción de mis ojos son lágrimas. Estoy cerca, muy cerca del final.

Km40-km41: lo peor

Empieza avenida Paral.lel, me acabo de tomar mi cuarto gel que he escupido, me equivoqué al prepararlo, es de café, está asqueroso. Y encima llega la parte final, aquella que todo el mundo te avisa que es muy dura. Para mi… el peor km de toda la carrera. Busco con la mirada el cartel del km 41 y no llega, empiezo a contar los metros dentro de mi (1, 2, 3, 4…) pienso que si llego a mil ya habré llegado al km 41, pero no llega. Agacho la cabeza, dudo en cada paso, creo que no voy a llegar, me duele los gemelos, me duelen los isquios, me duelen las rodillas, pero el km41 no llega. Grito pidiendo donde está el cartel, grito pidiendo que quiero llegar y finalmente aparece, delante mío, el km41.

Km41-km42: ya casi

Paso el km 41 y se que ya lo tengo, se que ahora no me para nadie, Víctor me dice que voy muy bien, que adelanto gente, que no me he derrumbado. Veo el arco del km 42 y se que detrás está la meta.

arribada marato

Víctor me deja a falta de 500metros. Me he ganado ese final, me he ganado llegar gritando, aplaudiendo, levantando los brazos, entro en la recta final como un loco, como un ser poseído por la sensación de haber cumplido un reto, un sueño, algo que sólo los que cruzan por primera vez la línea de llegada creo pueden entender.

Lloro, me acuerdo de Glòria y de su lucha, de nuestra lucha; me acuerdo de Queralt, Èlia y Adrià, mis tres pequeños a los que hacer esta carrera ha supuesto que les robe minutos de nuestro tiempo juntos; me acuerdo de muchos que han estado cerca mío durante estos meses preguntando y animándome (Rubén con sus sesiones de acupuntura para mis lesiones, Branko con sus consejos; mis padres preocupándose por mi; Mati llamándome la noche antes para animarme y pedirme que tuviera cabeza, mis amigos de la Puri a los que noto muy cerca, mis hermanos y cuñados que me han animado en todo el proceso); me acuerdo de Cristóbal, Albert y Gerard, 3 compañeros de RocaSalvatella que están viviendo lo mismo que yo en algún punto del recorrido; me acuerdo de Víctor que me ha animado durante meses y acompañado durante quilómetros.

Y de repente me veo pasando la línea de meta, recordando todos y cada uno de los días y horas de entreno, me veo pasando la línea de meta llorando, como un niño. He ganado, he llegado, he alcanzado mi sueño.

He acabado mi primer maratón en 3:11:01. 

¿Y si…?

Faltan 3 días para la Marató de Barcelona y tengo el síndrome de ¿y si…?

  • ¿Y si hubiera entrenado un poco más? 
  • ¿Y si hubiera descansado un poco más?
  • ¿Y si la visita al fisio la hubiera hecho el miércoles en vez del martes?
  • ¿Y si las últimas series las hubiera realizado más rápido?
  • ¿Y su hubiera ido un par de días más al gimnasio?
  • ¿Y si me hubiera abrigado más el martes en el Nou Camp porque creo que tengo fiebre?
  • ¿y si…?

En fin imagino que se trata de los nervios propios de la semana previa de una cita que llevo meses preparando. El entreno está hecho, lo se, aunque acostumbrado a tantos quilómetros de entreno cada semana durante  6 meses, estos últimos días se me hace extraño casi no haber salido a correr, pero el planing pone que toca descansar.

priemr tocEsta tarde he tenido la oportunidad de compartir estas reflexiones con dos corredores más que se estrenan este próximo domingo en Barcelona, con Xavi y Miquel Angel (aqui el enlace a la entrevista). Nos han invitado al programa de RAC1, el Primer Toc, para que explicáramos nuestra experiencia alrededor de nuestra primera maratón. ¿Porque corremos? ¿Que nos empuja a levantarnos cada día para entrenar? ¿Que sensaciones tenemos?

Ya compartí al inicio de este blog el porqué, el proceso de empezar a correr y bajar de peso, sentirme mejor, ser capaz de marcar metas y conseguirlas. Y mientras contestaba todo esto hoy en la radio pensaba también en todos y cada una de las más de 130 sesiones de entreno desde que empezara a preparar la maratón, en los días que tenían ganas y estaba animado para salir, y también en aquellos días que con mucha pereza y pocas ganas me vestía de madrugada para salir casi en plena noche a correr. El domingo culmina un proceso que he aprendido a disfrutar, que he vivido con intensidad en todos y cada uno de sus entrenamientos, un proceso en el que he sufrido (más de lo que creía) pero que me ha servido para conocerme, para aprender como seguir adelante a pesar de las dificultades.

A partir de mañana empezará el proceso de preparación: ir a por el dorsal, comprar los geles que me tomaré en la carrera, preparar el equipamiento, planificar los ritmos concretos y en qué momento me tomaré el agua y suplementos durante la carrera, pero hoy todavía estoy en el momento… ¿y si…? Imagino que son los nervios.

Mi primer 2X6000: entreno para la Maratón acabado

EntrenamientoMARATONLa primera vez que mi amigo Victor me pasó un entreno para preparar la Maratón de Barcelona recuerdo que me sorprendió ver algo llamado el «2X6000» a poco menos de 10 días de la gran cita. Recuerdo que me dijo «este entreno será uno de los más duros y el que te dirá a qué ritmo puedes correr la maratón». Y hoy ha sido el día, hoy he hecho mi primer 2X6000 y ya se finalmente a que ritmo correré la maratón.

El 2X6000 consiste en correr dos series de 6.000metros. Después de calentar unos 10-15minutos haces una primera serie de 6km al ritmo deseado al que quieres correr la maratón. Descansas 2 minutos y haces una segunda serie, 20 segundos más rápido cada km. El ritmo final al que corres te da una idea muy aproximada de a que ritmo puedes hacer la carrera. Esto combinado con el entreno de 30km que hice hace unos días acaba por darte la respuesta final.

Mi objetivo inicial, hace 5 meses, era hacer la Maratón en 3h15min lo que significaba hacer cada km en 4min37seg. Poco a poco me he ido animando con el entreno, exprimiendo un poco más mi cuerpo, alargando las series y los días de entreno. Llegados a este punto necesitaba saber y despejar la incógnita de a que ritmo puedo correr. Así que hoy he decidido hacer el primer 6000m a 4min20seg y el segundo a 4min. Me he quedado cerca, haciendo los primeros 6000m a 4min23seg y los segundos 6000m a 4min03seg. Por lo tanto todo parece que lo más prudente será salir a hacer la Maratón a 4min25seg cada km de forma que la marca final rondaría las 3h7min.

El frio, el viento y correr sólo nunca ayuda y la verdad es que a las alturas del entreno en las que me encuentro se me ha hecho duro y largo, he tenido la sensación más de correr por obligación que por devoción. Además lo he hecho en pista de atletismo y sinceramente es perfecto para las distancias, las referencias y que el terreno es totalmente llano, pero se hace muy monótono y pesado. Una vez se confirma la primera parte de la frase… «sufrir durante el entreno» y espero se confirme la segunda… «para disfrutar el día de la carrera».

Pero ahora el entreno ya está listo y acabado, toca ir aflojando, reduciendo tiempo de entreno y volumen del mismo, sin perder el tono pero sin cargar las piernas. Faltan 10 días para la gran cita y ya casi está todo listo. Pero me acordaré durante muchos años del 2X6000.