Archive | enero 2014

1/2 maratón Sitges: no se puede correr por encima de tus posibilidades

Hay veces en las que crees que puedes ir más rápido de lo que has entrenado, que puedes ponerte a correr y conseguir tiempos que no has merecido, que tu cuerpo podrá soportar ritmos por km más veloces de los planificados… pero no, el rendimiento en una carrera no es fruto de la casualidad, no es fruto de «vamos a ver si lo consigo» sino, al menos en mi caso, fruto del entreno, la planificación, de saber escuchar al cuerpo.

IMG_2538El pasado domingo 12 de enero volví a correr la la Media Maratón de Sitges, carrera en la que el año pasado conseguí bajar por primera vez de la 1h30min en una media maratón. Este año, en plena preparación del Maratón de les Vies verdes (que correré el próximo 16 de febrero) decidí no escuchar  mi cuerpo y no pensar en el entreno realizado, pensé que podía ir mas deprisa así que salí con la intención de rebajar en 1 minuto mi marca del año pasado para hacer la carrera en 1h27min.

El tiempo en Sitges era ideal para la carrera, había llovido durante la noche pero el cielo estaba despejado, poco frío en la salida y sin nada de viento. Como siempre un lujo correr en Sitges, cerca del mar, por un circuito urbano en su gran mayoría y con mucho público en el centro del pueblo. La carrera arrancó muy bien, buenas sensaciones así que salí apretando (mi error de siempre). La carrera son dos vueltas a un mismo circuito, pasé la primera a un ritmo alto, demasiado, de 4min 5seg por km; pero me encontraba bien y la posibilidad de rebajar mi marca del año pasado me empujaba a seguir apretando. Pero llegó el km 12 y apareció el flato, ese terrible compañero que en mi caso me obliga a detenerme, a reiniciar la marcha a un trote muy lento. Fueron casi 3 km en los que ande más que corrí, en los que piensas en parar, en que no tiene sentido correr con dolor, en los que te lamentas por no haber corrido con cabeza, en los que maldices no haber entrenado más.

Finalmente el dolor fue desapareciendo y yo aumentando el ritmo de carrera, pasé por la curva en la que el año anterior me había emocionado al comprobar que por fin conseguiría rebajar la hora y media en una media maratón y pensé como las sensaciones pueden cambiar de forma tan radical. Pero seguí, no abandoné, completé la segunda vuelta y crucé al meta. Este año con un tiempo muy superior al previsto, 1h31min14seg, pero con un gran aprendizaje: no correr por encima de mis posibilidades.

Sitges, el año que viene volveré.