Archive | noviembre 2014

2h58min09seg Maratón de Valencia: un sueño cumplido

Confesaré que había pensado una y mil veces como empezar este post, porqué una y mil veces había soñado pasar por la línea de llegada de la maratón de Valencia en menos de 3h, pero mil y una veces había querido borrar ese pensamiento de mi mente: una maratón se corre km a km y si piensas en la llegada estás perdido. Hoy he corrido km a km...

km 0

IMG_20141116_082342Son las 8:50 de la mañana del 16 de noviembre, estoy en Valencia y acabo de entrar en el cajón (como le llaman al sitio donde nos colocamos antes de salir en función del color del dorsal que te han dado) , esta vez estoy muy cerca de la salida, muy nervioso y confesaré que poco convencido de lo que estoy a punto de intentar: correr una maratón en menos de 3h. Recuerdo ahora todos los entrenos, los sacrificios, las palabras de ánimo de aquellos que ya lo han hecho y que saben lo que significa, el soporte de los que más quiero hoy lejos de Valencia pero que tengo muy presentes. Hace más calor del esperado y el viento puede aparecer en cualquier momento… se que sólo son excusas así que intento borrarlas de mi mente.

km 0-10

Hemos salido por el puente de Monteolivete que cruza la Ciudad de las Artes y las ciencias, mucha gente para ese puente. El primer km ha sido difícil porque todo el mundo quería correr pero no había espacio material para ello, algunos codazos, muchos nervios (propios de la salida) pero enseguida hemos ido estirando el grupo. He salido con la idea de hacer una primera media maratón rápida, a 4min 10seg el km (5seg por debajo de la media necesaria para estar por debajo de las 3h) y ver que tal respondía mi cuerpo. Los primeros km de una maratón sirven para pasar los nervios, para situar gente cerca de ti que vaya más o menos a un mismo ritmo pero sobretodo sirve para ver como estás, para tener las primeras sensaciones. Y hoy eran buenas, las piernas estaban frescas y la cabeza tranquila.

Hemos seguido hacia la Marina Juan Carlos I y enseguida teníamos la playa a la derecha. Que maravilla de vistas y que maravilla de trazado, llano, calles anchas. En estos primeros 10km me he unido a un trío de corredores que querían hacer la misma marca, tenían el crono y los ritmos muy controlados de forma que no hacía falta ni mirar el reloj: ir junto a ellos garantizaba un buen ritmo. Y además el peacer (es decir la persona que tiene como misión marcar un ritmo en la carrera) de las 3h lo teníamos un poco por detrás. En la Avenida Blasco Ibañez hemos llegado al km 10 y ahí el primer cambio respecto a las maratones anteriores (vale ya se que no toca hacer pruebas en carrera…) he decidido tomar un gel cada 10km (un acierto visto en perspectiva).

km 10-20

Pasado el primer cuarto de la carrera hemos empezado a deshacer una parte del circuito que habíamos hecho antes, reconozco que correr en sentido contrario me gusta porque ves a más corredores pero preferiría no hacerlo, mentalmente se me hace duro volver a pasar por sitios que ya he visto antes. Las sensaciones en este tramo seguían siendo buenas, mis 3 compañeros de viaje seguían marcando el ritmo y entre los cuatro regulábamos la emoción que implica correr en una ciudad como valencia con gente en la calle (y mucha) animando sin parar.

1/2 maratón

Este punto es crítico porque es el primer gran momento que te permite medir como vas para el reto de bajar de las 3h. Hoy he pasado con 1h 28min 15 seg. Un buen tiempo y un buen ritmo (a 4min 10seg el km) pero siempre te genera la duda porque el margen es muy pequeño, sólo tenía 90seg de margen para correr más lento en la segunda media maratón y esto no lo he conseguido nunca; de media pierdo entre 5 y 9 minutos en la segunda parte de las maratones. Eso lo aprendí, y bien, en la Maraton de Barcelona. Pero este también es el momento para recordar que el reto siempre es el km siguiente, pensar más allá te hunde, te devora y creo que hace que no consigas lo que quieres

km 20-30

Pasada la media maratón la carrera empieza a ser dura, hay un pequeño (muy leve) desnivel en subida y las piernas empiezan a pedir auxilio. Es el primer momento en el que la cabeza entra en juego, sabes que sólo acabaras si controlas y vences todos los pensamientos negativos que aparecen: y si paro un poco a descansar, y si bajo el ritmo un rato, y si hago este km más lento y luego recupero… todo son trampas mentales y toca vencerlas.

En estos momentos siempre miro al cielo, pienso en todo lo que me ha llevado aquí, en lo que he sufrido, en lo que busco, en lo que quiero, en porqué corro; pienso en lo difícil que debe ser para el resto, sobretodo los que tengo más cerca, entender esta locura que significa destinar tiempo y energía a salir a correr cuando podría estar con ellos, pienso en todo lo que me ayuda a ser como soy el hacer esta locura. Pienso en lo simple y maravilloso que es ponerte unas zapatillas y perseguir sueños.

km 30-40

Y con todo esto en la cabeza llego al km 30 y afronto el último 10.000, afronto el muro (si, el muro existe), aquel momento en el que eres consciente que no te queda nada, en que tu cuerpo está al límite y en el que las fuerzas salen del entreno, de la mente y de la ilusión. Un gel más (y ya van tres esperando que el estómago aguante), aprieto los dientes y me dirijo hasta el punto más alejado de la llegada en la avenida de las tres cruces. En este punto ya empiezo a ver corredores que paran, las rampas no perdonan y el muro hace estrallos en ellos. Mis tres compañeros de grupo hace ya km que se han quedado atrás y yo sigo a un increíble ritmo para mi, un poco por encima de los 4min 10seg por km devorando asfalto y buscando la ilusión que podría significar cumplir mi sueño.

Empieza la Avenida Cid, lo que significa que prácticamente queda una gran recta de 7 km hasta el final. Mis gemelos gritan de dolor, mis isquiotibiales hace rato que han decidido ya ni quejarse, así que saco la artillería, un gel para los últimos 5km (golpe de fuego se llama… y nunca antes me lo he tomado). Gel explosivo un poco de agua y a por el seño.

km40

IMG_20141115_170719Esto va en serio, ya veo a lo lejos la Ciudad de las Artes y las Ciencias donde está la meta, miro el reloj y sino pasa nada imprevisto el sub3 es posible. A diferencia de la maratón de Barcelona en este caso los 2km finales son en ligera bajada y se nota. Mi mente ya está en la línea de llegada pero mis piernas todavía no, cuesta levantar una y otra vez el pie, voy adelantando corredores con rampas y llego al km 41 donde dejamos la calle del Alcalde Regi y entramos en el circuito cerrado dentro de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. El público detrás de la vallas gritando, animando, te levantan del suelo y te llevan. Paso el Hemisferio giro a la izquierda y una maravillosa alfombra azul sobre el lago te lleva directo hacía la meta.

km 42,192

IMG_20141116_122052Levanto los brazos, lloro, lloro como un niño, he sufrido, he luchado, me he peleado, me he caído y me he levantado, he aguantado y finalmente he ganado.

Cruzo la meta y en ese segundo pasan millones de cosas, de imágenes, de momentos por mi cabeza: la cara de Glòria, Queralt, Èlia y Adrià, no estáis aquí pero si en mi corazón; Victor, amigo y compañero de aventuras, tu siempre has creído en mí; mis padres siempre atentos con mis carreras, con mi madre sufriendo para que no me pase el límite; Mati, mi suegra, con su wats de esta mañana animándome; recuerdo todos aquellos que en los últimos días me han preguntado, he estado en sus pensamientos y vosotros estáis en los míos. Todos cruzáis conmigo la meta, todos habéis estado en mi sueño cumplido.

He pasado la meta, he parado el crono en 2h 58min 09seg.

Y os confesaré que la marca era importante, pero lo más importante hoy era el reto que suponía cruzar la meta como final de un viaje que empezó hace…mucho.