Archive | diciembre 2014

Carrera Sant Esteve: repaso 2014 y nuevos sueños 2015

IMG_20141226_102322Hay carreras que poco a poco se convierten en tradiciones y una de ellas, para mi, es la carrera del día 26 de diciembre en Sabadell. Ese día, festivo en Cataluña, se celebra la Cursa de Sant Esteve. Se trata de una carrera por el margen del rio Ripoll con terreno totalmente de tierra y con un recorrido de 9,2km. Es, para mi, la primera carrera del año.

A las 11 de la mañana casi 700 participantes nos disponemos a salir con una temperatura baja y con un exceso de turrones, caldos, pavos y otros manjares en el estómago fruto de las reuniones familiares de los días precedentes. Hace ya unas semanas que corrí la Maratón de Valencia y después me tomé tres semanas de desconexión total así que esta es mi primera carrera de la nueva temporada y toda una incógnita de como voy a encontrarme. Así que junto a Branko, compañero infatigable de carreras y entrenos ( y de comidas familiares) decidimos salir y lo que el cuerpo aguante. Señal y salida. En esta carrera el primer km es crucial dado que se corre por una calle ancha justo antes de entrar en el margen río donde la amplitud del trazado no supera el metro y medio y, por lo tanto, adelantar es difícil, por no decir, imposible. Así que salimos rápidos y en poco más de 3min 30 seg completamos el primer km, demasiado rápido. A partir de aquí tocan más de 3,5km en ligera subida, que se hacen más pesados fruto del barro y las piedras que encontramos. Poco a poco vamos estabilizando el ritmo de carrera y puedo correr  a poco más de 4min el km (reconozco que más rápido de lo esperado).

Casi en el km 5 llegamos al punto más alejado de la meta y damos la vuelta para volver al punto de salida. Ahora nos quedan unos 4km en bajada. Empiezo a notar la falta de entreno y, sobretodo, empieza a dolerme la planta del pie. Creo (dos días más tarde cuando escribo este post ya lo tengo claro) que mi fascitis plantar ha vuelto… malas noticias para el 2015 😦 A pesar de todo puedo apretar un poco en la bajada tratando de mantener el ritmo medio de la carrera en 4min el km.

La carrera acaba dentro de las pistas municipales de atletismo y para llegar a ellas toca sortear una subida en los últimos 300 metros. Que duro se hace ese cambio de terreno. entro en las pistas sin fuerzas para esprintar pero con el buen sabor de boca de acabar este año por debajo de los 37min (36min 58seg a 4min 01seg el km). He cruzado la meta casi 30seg más rápido que el año pasado.

Reconozco que el crono todavía me puede, me gusta fijar retos o tratar de superar los de los años anteriores en las mismas carreras, pero la verdad es que esta carrera es especial. Se corre en unas fechas especiales del año, cerca de casa y con un gran ambiente deportivo. Es el inicio de una nueva temporada, de nuevos sueños, de nuevas ilusiones, de nuevos desafíos.

Este ha sido un año especial, el año en el que he conseguido mis mejores marcas en carreras (39min 17 seg en 10KM en Barcelona; 1h 25min 26seg en 1/2 Maraton en Granollers y mi sub3 con 2:25:09 en la Maratón de Valencia), un año en el que he disfrutado nuevamente con el triatlón de larga distancia (dos half IM en Calella y Berga), un año en el que he aprendido que la motivación en el deporte es necesaria y que a veces se pierde demasiado deprisa, un año en el que he aparcado sueños porque había cosas más importantes, un año en el que muchos me han enseñado el valor del esfuerzo y la motivación, un nuevo año (y ya van cinco) que cierro donde el deporte forma parte de mi día a día como compañero inseparable.

Arranca un nuevo año, algunos nuevos retos ya están en el horizonte (maratón de montaña Vall del Congost, maratón de Paris, alguna media maraton, Triatlón B de Banyoles) y otros todavía están por descubrir.

Siempre que cruzo la meta en esta carrera tengo la misma sensación, pasarán los años, renovaré los sueños y los desafíos, los retos y las esperanzas… y aquí estaré.