Archive | julio 2016

Mi tobillo, su esguince y Yo: finishers en Olla de Núria

IMG-20160703-WA0017CREC… uff que dolor.

Domingo 3 de julio, 8 de la mañana, salgo a hacer el último entreno antes de la X Edición de la Olla de Núria por el GR que une Calafat con la Atmetlla de Mar (en Tarragona) y cuando llevo unos 8km salto de una piedra y caigo en un pequeño hueco en el suelo, todo mi peso se carga sobre el tobillo derecho que se dobla con un crec y algunas lagrimas de dolor. Vuelvo a casa como puedo y al cabo de unos minutos mi tobillo ya mide 3 veces su tamaño real. Hielo y descanso. Diagnóstico de esa misma noche: nada roto pero si un esguince que según el médico de urgencias debería obligarme a 10 días con la pierna inmovilizada.

Domingo 10 de julio, 13h 28min, cruzo la línea de llegada de la Olla de Núria después de 22km, 8 cimas conquistadas y casi 4.000 metros de desnivel acumulado. Y lo mejor: con el tobillo a punto.

perfil-2016-REVÉS-senior

El domingo 3 de julio por la noche decidí que nadie me  quitaría el sueño de intentar correr y que en todo caso sería yo el que decidía no hacerlo si no lo veía claro. Me quité el vendaje y llamé al fisio (Gracias Franc eeres un gran fisio.) Ha sido una semana de fisio diario con la maravillosa maquina indiba, ejercicios diarios de fuerza en el tobillo, contraste de agua caliente y agua fría y una incómoda tobillera. Finalmente el sábado un vendaje compresivo funcional y a correr.

IMG_20160709_191155A las 9 de la mañana del domingo 10 de julio después de probar el tobillo y ver que no hay dolor tomo la salida  frente del Santuario de Núria. Para los que no conozcáis este maravilloso paraje deciros que está a 1.900 metros de altura y que sólo se llega a él a través de un tren cremallera. En la salida muchos nervios, en el breafing previo de la carrera nos ha impresionado bastante el desnivel a salvar así como el hecho que sea una carrera en autosuficiencia: todo lo que quieras beber o comer debe ir en tu mochila.

20160710_084958Salida (con Pepe, los dos Rogers i Kim Ruiz) y enseguida empieza la subida hasta el Albergue de Nuria, el Pic de l’Aliga (2.422m) y finalmente la primera gran cima, el Puig de Font Negre (2.727m). En 5km hemos salvado 800 metros de desnivel positivo y las piernas lo notas. Hemos salido a la vez más de 700 corredores y eso ha provocado una fila indica en la que a veces es difícil avanzar a tu ritmo lo que genera un cansancio adicional. El tobillo ha dado alguna señal de alerta (imagino que era normal) pero la verdad es que voy con los palos y eso me ayuda muchísimo para evitar un esfuerzo excesivo del tobillo. Ni una nube en el cielo lo que permite unas vistas maravillosas. Núria está a casi 200km de Barcelona y a pesar de ellos se aprecia perfectamente la Mola o Montserrat. Sónia me ha fotografiado  subiendo.

IMG-20160710-WA0005

Vamos un poco tensos porque esta carrera pone unos cortes horarios duros de forma que no te puedes despistar. El primero se encuentra en Coll de Noufonts en el km 8. tenemos 2h y 30min para llegar, pero antes hay que subir el Pic de NouCreus de 2.799m  y afrontar una bajada muy técnica. Pasamos el control con 30 min de margen pero toca seguir apretando porque el siguiente control está en el km 14 y tenemos 80min para cubrir los 7km que los separan. Subimos el Pic de NouCreus (2.861m) que a mi se me hace laaaaargo y duro. Es muy empinado y técnico y sufro porque a pesar de no tener dolor en el tobillo en cualquier movimiento del mismo me puedo quedar clavado. Después de este pico pasamos por el Pic d’Eina (2.789m) y el Pic de Finestrelles (2.827m) para después afrontar un descenso técnico hasta el siguiente control de paso. Otra vez 30 minutos de margen y ahora ya nos relajamos, si no hay una desgracia entraremos dentro del control horario total de la carrera de 5h.

A estas alturas el grupo de 700 corredores se ha desintegrado y vas encontrando gente pero se puede correr y caminar con total tranquilidad. Me sorprende de esta carrera que más de un 70% de la misma no es corrible, pasas mucho rato subiendo picos y los descensos son tan técnicos que no te puedes arriesgar a correr. Solo entre cima y cima puedes correr. La vistas son increíbles, ahora estamos en el otro lado de la Olla de Núria (la carrera se llama así porque recorre toda la valle por la parte superior como si dieras la vuelta a una olla) y empezamos a ver toda la Cerdaña francesa con el Carlit imponente al fondo.

El penúltimo pico se hace duro y exigente, se trata del Pic del Segre de 2.809m pero que tiene varios pequeños picos previos y no acaba de llegar la cima. Lo corono, me tomo el tercer gel y veo con sorpresa que a pesar de las altas temperaturas y el calor me queda más de medio litro de agua (no si al final tanto sufrir y me va a sobrar agua!!). Empezamos descenso rápido para llegar a 2.700m, levantar la cabeza y ver el imponente Puigmal como penúltimo reto. Empieza una ascensión hasta la cumbre situada a 2.913 metros con un camino con mucha piedra y roca. Una fila de corredores nos acercamos a la cima, a la cruz de más 3m que corona la cima y que representa el punto más alto. Llegamos y me entra una alegría difícil de describir, sinceramente no creía hace 7 días que podría llegar hasta aquí. Y si, no hay nada como soñar pero sobretodo esforzarse para que las cosas puedan pasar.20160710_124741

IMG_20160710_140911

Foto en la cima y a por la última dificultad de la carrera: 1.000 metros de bajada en poco más de 3km, todo un reto a esta alturas de la carrera porque las piernas están ya muy cargadas, la bajada es técnica y resbaladiza y mi tobillo en cualquier momento se dobla y adiós. Roger y yo (el resto los tenemos unos minutos por detrás) empezamos la bajada pero cada uno a lo suyo que esto es técnico y complicado. Los cuadriceps no aguantan, queman. Poco a poco va apareciendo al fondo la imagen de lago en el fondo del valle y la silueta del Santruario de Núria. Se oye la megafonía y la música. Queda poco, muy poco. Toca apretar dientes. Han sido 22km con un 70% de l carrera por encima de los 2.700m, 8 cimas conquistadas.

4h28min después cruzo la meta, hoy no hay lagrimas en los ojos, hoy tengo orgullo en la cara. Decidí que nadie me diría si podía o no, que sería yo y así lo he hecho, he luchado, he sufrido y aquí estoy cruzando la meta feliz y contento.