Archivo | entrenamiento RSS for this section

Marathon des Sables capítulo 5: alimentación (1º parte)

Un tema fundamental para la Marathon des Sables es la alimentación. Por un lado porque se trata de una carrera en condiciones extremas (7 días con 250 km en el desierto) y por otro lado porque se trata de una carrera en autosuficiencia y esto implica que debes llevar encima todo lo que necesites para comer y recuperar esfuerzo.

Hoy quería compartir mis decisiones en lo relacionado con los suplementos y los recuperadores, dejando para una segunda parte de este post lo relativo a la comida y cenas.

Para cada día de carrera lo necesario en el ámbito de suplementos y recuperadores es:

  • Geles para tomar durante la carrera
  • Isotónico para ir complementado con el agua
  • Barritas energéticas
  • Recuperador musculas una vez llegas a meta

 

  1. Gel

Tengo la suerte que mi estómago en general tolera todo tipo de geles, pero para esta carrea (que serán 7 días seguidos tomando geles) buscaba algo que no fuera muy dulce, que fuera muy líquido (a poder ser que se pueda tomar sin necesitar agua) y que contenga una alta carga de hidratos de carbono que me puedan dar energía durante el máximo número posible de KM. Y he encontrado al respuesta: HydroGel 100 de la marca Maurten.

Se trata de un gel basado en une nueva tecnología, el Hidrogel, que permite el transporte sin complicaciones de los carbohidratos a través del estómago hasta el intestino, donde el agua, la sal y los carbohidratos son absorbidos. Además permite la captación de hasta 100 gramos de carbohidratos por hora, por encima de la media de geles del mercado.

  1. Isotónico

Lo cierto es que con el Isotónico no he tenido nunca muchas manías. No acostumbro a usarlo cuando entreno y en carrera me tomo el que ofrecen en los avituallamientos, pero claro en sables no hay avituallamientos de forma que me ha tocado elegir uno. Y aquí he seguido la recomendación de Borja Estrada que ya realizó Sables hace un par de años y me recomendó el Isotónico de la marca Maurten. Así que el elegido es el Drink Mix 320 de Maurten.

La elección se ha basado en que por un lado prácticamente no sabe a nada y por lo tanto no es empalagoso y porque aporta una gran cantidad de hidratos que ofrecen energía para muchos quilómetros. Además se basa en la tecnología Hidrogel que, a priori, son poco agresivos para el estomago.

  1. Barritas

En este caso no puedo evitar ir a lo dulce (me encanta) así que la decisión han sido las barritas Bar CLIF de arándanos. Son bastante grandes, con mucha aportación de energía y un gusto dulce pero no empalagoso.

  1. Recuperador

Otro elemento clave e imprescindible cuando llegas a meta después de tantas horas por el desierto. Aquí me ha costado más encontrar y elegir. He probado varios tipos y ninguno de ellos me satisface en cuanto al gusto. Finalmente he optado por el Recovery de Finisher sabor a limón. Sigue sin gustarme al 100% el gusto pero para mi es el menos malo y con un buen equilibrio de Proteínas, Hidratos y sales.

En unos días os comparto las decisiones acerca de la comida sólida que voy a llevar para sables.

Marathon des Sables capítulo 4: la arena

Una de las características de la Maratón des Sables es que se corre en el desierto y que parte de sus 250km son sobre arena una superficie que los que corremos en asfalto o incluso en montaña prácticamente nunca tocamos.

Pero es imprescindible entrenar sobre ella no sólo para saber si las zapatillas son las adecuadas o si el peso en la espalda será cómodo de llevar sino sobretodo para:

  • Tener las sensaciones de correr sobre una superficie irregular y que se hunde al pisar.
  • Ver como responden los pies cuando la arena se mete dentro de las zapatillas
  • Acostumbrar los músculos a este tipo de superficie en las que cada pisada es totalmente distinta
  • Que la mente se acostumbre a correr por entornos en los que los cambios de paisaje son poco habituales

¿Y dónde entrenas para simular las condiciones de un desierto? La verdad es que no es nada fácil pero lo que más se le parece es la playa. No es exactamente la misma superficie (me dicen que la arena del Sahara es muy fina), tampoco hay grandes dunas y si lo haces como yo que entrenas en invierno la temperatura no es la misma, pero no hay más alternativas.

De esta forma desde hace ya unos días he introducido un entreno a la semana en playa, en concreto en las playas de Castelldefels y Gavá. El primer día quise hacer una prueba sin peso y corrí 22km. Las sensaciones fueron muy extrañas, corrí más de un minuto más lento que los entrenos largos que había realizado con mochila. Los pies se hunden, cuesta sacar el pie de la arena, la superficie cambia constantemente y es imposible prever lo que sucederá en la siguiente zancada. Después realicé un segundo test de 15km esta vez con mochila y 9kg a la espalda. Me encontré más cómodo en la pisad a pesar que la velocidad fue mucho más lenta. A pesar del entreno continuado con mochila se hace muy pesado llevar peso en la espalda y correr sobre arena.

 

Seguramente esta es la parte más compleja del entrenamiento, pero imprescindible para llegar mínimamente acostumbrado a Sables. Así que hasta la carrera un día por semana en la playa… y si puede ser a primera hora mejor que puedes ver como sale el sol 😉

 

Marathon des Sables Capítulo 3: la mochila y el peso

Después de hablar de la preparación física y de las zapatillas, este tercer capítulo de la preparación de la Marathon des Sables va dedicado a uno de los elementos esenciales: la mochila.

Tenéis que pensar que la maratón des sables son 7 etapas para recorrer 250km por el desierto y además en autosuficiencia, es decir, llevar encima todo lo necesario para los 7 días (toda la comida, la ropa, el saco de dormir, hornillo para cocinar…). Esto hace imprescindible elegir muy bien la mochila dado que debe poder llevar todo este material y ser cómoda para poder correr. La organización establece un peso mínimo (6,5kg) y un peso máximo (creo que sobre los 20kg) y cada corredor elige entre la eficiencia para poder correr (minimizar peso) y el confort en carrera (tener alimentación y ropa suficiente). Yo he realizado un cálculo y me sale que el primer día empezaré la carrera con entre 10 y 12kg a la espalda:

  • sólo la comida -ya hablaré en un capítulo de la comida- son entre 5 y 6kg;
  • el saco y el aislante suman casi 1kg;
  • material para comer (hornillo, cazo, cubierto) unos 300gr;
  • ropa para dormir y 2/3 calcetines de repuesto casi 500gr;
  • el resto lo componen el material obligatorio (crema solar, aparato saca veneno, brújula…), la propia mochila, los bidones para el agua

Después de mirar mucho me decidí por la Ultrabag MDS 20L de la marca WAA.

Me convencieron varios puntos:

  • Es una de las mochilas recomendadas por la propia organización y diseñada específicamente para esta carrera.
  • Dispone no sólo de la parte trasera de la mochila sino que incorpora tres pequeñas mochilas: dos van ligadas al cinturón y permiten, por ejemplo, llevar muy accesible la comida a utilizar durante las etapas de carrera; y una tercera que va en la parte delantera (altura del pecho) que permite por ejemplo llevar una botella adicional de agua.

Con la mochila ya en mi posesión planifiqué un entreno para acostumbrarme a llevar tanto peso en la espalda y poder correr al mismo tiempo (es cierto que en las ultras he llevado siempre mochila pero es de características mus distintas, totalmente agarrada al cuerpo – elástica- y con menos peso).

De esta forma desde hace ya 5 semanas he introducido un entreno largo por semana (entre 20 y 30km) con la mochila cargada de peso. Empecé con 4kg y he ido añadiendo 1 kg por semana hasta completar en el último entreno 23km con 8kg a la espalda. A este peso siempre hay que sumarle los 1,5kg correspondientes al agua que llevo en los bidones.

Las sensaciones son muy distintas a cualquier otra mochila que haya llevado antes. Para empezar el peso es mucho mayor y las piernas, las lumbares y los hombros sufren mucho. Por ejemplo el 15 de diciembre corrí la media maratón de Collserola con 7kg a la espalda (+1,5kg de agua) con 900metros de desnivel positivo. Qué sufrimiento de piernas al tratar de ser competitivo en la carrera y, por ejemplo, no andar demasiado en las cuestas. Sin duda uno de esos entrenos que te curten.

Y la parte divertida es cómo rellenar la mochila con peso. Lo ideal es simular condiciones de carrera de forma que pueda llevar peso repartido dentro de la mochila y no sólo un objeto que pese mucho. Así que -viva la creatividad- relleno la mochila con comida: 2 botellas de 1,5l de leche y luego varios paquetes de 1kg de arroz.

Ahora faltan 3 meses de entreno para la carrera y tocará ir incrementando peso (hasta los 12kg), distancia (hasta los 40km de entreno) y aumentar la velocidad (hasta los 5’15’’ por km) para tener las piernas, hombros y lumbares a punto para el desierto.

Marathon des Sables Capítulo 1: el entrenamiento

Quedan poco más de 4 meses para estar en el desierto y correr la Maratón des Sables. Ya sabéis, 250km en 5 etapas por el desierto y en autosuficiencia. Y son muchas las decisiones a tomar y temas a probar. Hoy quiero hablar del entrenador y el entrenamiento.

Nunca para preparar una carrera he tenido entrenador personal, lo cierto es que tengo poco tiempo para entrenar y siempre he preferido configurar yo mismo mis entrenos, leyendo aquí y allá, buscando planificaciones de otros corredores y adaptándolas a mis necesidades y a mis características. Pero esta es una carrera distinta y quizás toca hacer cosas distintas. Creo que hay dos tipos distintos de entrenadores posibles para poder preparar esta carrera.

  1. Entrenador running: buscar un entrenador que pueda fijarme los entrenos, distancias, cargas, tiempos por km…
  2. Entrenador físico: alguien que me ayude en trabajado de gimnasio, de fuera para piernas, espalda, abdominales y técnica de carrera.

Finalmente he optado por un entrenador físico, alguien que me ayude una vez por semana a mejorar en aquello que voy peor, desarrollar fuerza y preparación física.

Me he configurado yo mismo un entreno pautado de 4 meses a partir de la base que he utilizado anteriormente para preparar maratones y ultra maratones, estos es, un entreno en 2 ciclos de 12 semanas. El primer ciclo se basa en conseguir fuerza física y volumen de running. Empezando con unos 50km por semana y acabando este ciclo con entre 80 y 100km por semana. El segundo ciclo lo centraré en bajar la preparación física y conseguir distancias de entre 100 y 120km por semana y sobretodo generar alta carga seguida (2-3 días corriendo mínimo 20km cada día). Para poder conseguir esto me he apuntado a varias medias maratones (Tarragona, Collserola, Sitges, Barcelona) y a un par de maratones (Tarragona, la Llanera) para poder simular cargas parecidas a la carrera y, sobretodo, hacerlo con mochila en la espalda con 8-12kg de peso.

En cuanto al entrenador hace 3 semanas que he empezado con un preparador físico en mi gimnasio, el DIR. Y la verdad es que estoy encantado, se trata de someterme durante una hora a la semana a una alta intensidad de ejercicios para adquirir la fuerza que no tengo en piernas, espalda, abdominales, brazos, cuello. Y de momento me ha servido no sólo para empezar a ganar esta fuerza sino para ser consciente de lo poco que lo había trabajado hasta la fecha.

Primera decisión tomada y ejecutada: entrenamiento planificado y entrenador elegido. Quedan todavía muchas decisiones y pruebas hacia la maratón des sables. Porque como dicen los que ha han corrido: “cuando muera iré al cielo seguro, porque en el infiero ya habré estado durante 7 días corriendo maratón des sables”.

Camino a la maratón de Barcelona

Una maratón es mucho más que una carrera y más te vale no perderle el respeto o el sufrimiento está garantizado. El próximo 12 de marzo se correrá la maratón de Barcelona y espero estar en la línea de salida para correr mi cuarta maratón en Barcelona (1, 2, 3). Y seguramente esta será la más especial por todo lo que ha pasado en las últimas semanas. El pasado 29 de diciembre tuve un accidente esquiando, una caída de lo más absurda, pero en la que me rompí una costilla. Mucho dolor, muy poca movilidad y 4 semanas sin hacer ningún tipo de actividad física. Hace 3 semanas pude volver a correr con más voluntad que forma física, pero con toda la ilusión para poder preparar, aunque fuera en 5-6 semanas, la maratón de Barcelona.

Así que la semana pasada decidí correr la media maratón de Barcelona, un buen test físico y mental de cara a la maratón. Mi idea era correr tranquilo con apenas 15 días de entreno en las piernas, pero reconozco que soy incapaz… un dorsal, 18.000 corredores y un ambiente espectacular como el de la media de Barcelona me llevaron a correr, y correr y correr. Arranqué la media tranquilo, corriendo sin dolor y encontrándome muy bien. Salí con el dorsal rojo (entre 1:30-1:40) con intención de ir suave y acabar con 1:40-1:45, pero en los primeros kms ya vi que podría ir más rápido. Caían los quilómetros a buen ritmo (entre 4:15 y 4:20 el km) y muy buenas sensaciones hasta el km 10 donde ya empecé a notar molestia en el isquio de la pierna derecha y ya en el 12-13, justo cuando llegas a la zona del bucle de la Diagonal (reconozco que el trozo más pesado para mi de esta carrera) empezaron los dolores en el gemelo de la izquierda. Dolores y rampas, un clásico cuando estas apretando físicamente a tu cuerpo y no tienes suficiente fondo de entreno para aguantarlo. Pero sí, soy muy cabezón cuando de correr se trata así que aguanté el ritmo, salí del bucle de la Diagonal dirección ronda litoral haciendo lo que hago siempre en carrera: pensar sólo en el siguiente km. Y así hasta subir calle Marina y llegar a la recta de meta. Se mi hizo eterna, sin posibilidad de esprintar, pero pasando la meta con un increíble 1h32min, impensable unos días antes. Eso sí, cruzar la meta y rampas de las de no poder andar y dos días con las piernas como palos de madera como si hubiera corrido una maratón.img_20170212_124223

Pero el entreno sigue y según el calendario hoy domingo a 3 semanas de la maratón toca el test de tirada larga, 30km al ritmo al que quieres correr esos 42km. Así que esta mañana bien acompañado (gracias Hugo) hemos salido a por los 30km. Desde Sabadell hemos cogido el camino cerca del rio Ripoll dirección Barcelona. Los primeros 15km a 4:45 (o sea ritmo de maratón 3h20min) más o menos cómodos, aunque ya con algunos dolores en el isquio; llegados a este punto hemos dado la vuelta y tocaban otros 15km de vuelta a Sabadell con ligera subida. Y aquí ha empezado la parte dura del entreno, muchos dolores, costaba mucho mantener el ritmo, rampas en las piernas y la cabeza pensado en «que hago yo aquí». Poco a poco, con más voluntad que forma física he completado los casi 30km, a 4:55 el km. Y como hace 7 días, rampas y dolores en las piernas.

Y ahora quedan 3 semanas por delante, con el convencimiento que en 21 días estaré en la línea de salida, esperando haber podido entrenar suficiente para poder disfrutar, para aguantar los 42km sin rampas, sufriendo (porque en una maratón siempre se sufre) pero con ganas de poder, menos de 3 meses después de romperme una costilla, pasar la meta.

Pero sobretodo nada de perderle el respeto… una maratón es una maratón.

Ascensión a la Tossa d’Alp: lo que ha costado hoy conseguir el Aquarius

Agosto siempre te da la oportunidad de intentar hacer aquellas cosas que durante el año te cuesta encontrar tiempo. Y subir a la Tossa d’Alp, en concreto al refugio del Niu de l’Àliga en la Cerdanya era una de estas cosas que tenía pendiente. El año pasado dormimos un día con toda la familia en este refugio y quedé enamorado de este sitio, mágico porque también es la primera parada de la Cavalls del Vent (Ultra Pirineu), carrera mítica de 110km que me gustaría correr el próximo año. Y finalmente hoy he marcado la cruz en la lista de pendientes.

20160808_093229

A las 6:00am ha sonado el despertador (y ha costado lo suyo) pero después de quitarme el sueño, poner la calefacción en el coche (6 grados a esas horas) y recoger a Pepe Rojas a las 7am hemos empezado a correr desde Alp a poco más de 1.100m de altura. Un par de km hasta encontrar el inicio del GR4 y empezar a subir hasta la Masella. Han sido poco más de 5km pero con un desnivel de más del 10%. En poco menos de 45minutos hemos llegado a la estación de esquí de la Masella y hemos decidido subir por el camino más recto así que siguiendo la línea del telesilla hemos escalado por las piedras hasta llegar a la antena de telecomunicaciones situada en el Puig d’Alp a 2.300metros. Ya eran casi 2h de ascensión y ha tocado apretar un poco para no llegar demasiado tarde a casa así que hacia arriba, 250m de desnivel finales y hemos llegado al refugio del Niu de l’Aliga a 2.537metros.

Ha costado lo suyo pero en 2h15minutos hemos superado 1.400m de desnivel positivo y 11km. Un par de aquaruius fríos, la foto para celebrar el momento y a bajar.

20160808_133826

Y sinceramente no se lo que ha sido más duro si la subida o la bajada con el tobillo todavía resentido de la carrera de Vall de Núria y una uña más perdida que otra cosa. 10 km de bajada con fuertes pendientes. En poco menos de una hora ya estábamos en Alp.

Al final 22km con casi 3.000m de desnivel acumulado y un excelente entreno para el siguiente reto: el trail del Bisaura (50km y más de 3.000m de desnivel positivo). Una gran salida matutina con Pepe (aquellos de «no acabo de estar bien» y luego no hay quien le pille).

IMG-20160808-WA0009

Preciosa ascensión entre bosques con el premio de llegar a la cumbre de la montaña y dejar gravado en la retina el Niu de l’Aliga el primer refugio que encontraré si finalmente puedo correr en 2017 la ultra Pirineus.

Subir al Puigmal: entreno para la Olla de Núria

perfil-2016-REVÉS-seniorEl próximo 10 de julio se celebra la X Edición de la Olla de Núria, se trata de una carrera de poco más de 21 km con casi 2.000metros de desnivel positivo que recorre todos los picos que protegen la Vall de Núria. Me apunté a la carrera hace ya unas semanas porqué se trataba de una zona que no conocía y pensando que al ser una distancia más corta que la maratón me permitiría correrla sin una carga de entreno muy alta. Este pasado fin de semana he podido pasar dos días en Núria (lo reconozco… no había estado nunca antes) y la verdad es que he vuelto con una mezcla de profundo respeto por esta carrera así como unas ganas locas que llegue el día 10 de julio.

La carrera sale desde el Santuario de Núria a 1.950m y toda la carrera se sitúa por encima de los 2.000m de altura, en concreto el 72% de la carrera se corre por encima de los 2.700metros,  recorriendo 8 cimas. Se empieza por el Pic de l’Àliga de poco más de 2.400m y el último es el mítico Puigmal de poco más de 2.900m para acabar nuevamente en el Santuario.

20160619_062012Ayer domingo quise ascender al Puigmal para ver en que condiciones me encuentro y evaluar la durazea de una pequeña parte de la prueba. Salí a las 6 de la mañana cuando el sol despuntaba con un silencio y una paz increíbles, un cielo despejado y el termómetro por debajo de los 5 grados. Estaba en el albergue del Pic de l’Àliga situado a poco más de 2.200m así que lo primero es descender hasta el Santuario de Núria donde arranca la ascensión al Puigmal. Se cruza el rio Finestrelles y se entra en el bosque del pino negro de Sant Gil. El princio arranca duro y rápidamente mis ganas de correr se convierten en un andar rápido. Suelo mojado fruto de la lluvia del sábado. En poco más de 15min llego al pla de l’Ortigar desde donde diviso ya todos los picos de más de 2.500m nevados y empiezo a notar un fuerte viento que ya no me abandonará hasta la cima. Llego enseguida al torrente del Embut que debería estar casi sin agua pero debido al deshielo baja cargado y genera una difultad añadida: pasar por encima de las piedras que debido al frío están parcialmente congeladas y por lo tanto muy resbaladizas. Consigo pasar y por primera vez diviso la cima del Puigmal cubierta de nieve y de un principio de niebla.

Arranca aquí un tramo de poco más de 1,5km que asciende suavemente y que me permite correr y disfrutar de la libertad de sentirme el único que hoy se ha levantado pronto para ir al Puigmal. Llegan las primeras placas de nieve cerca de la pequeña estación metereológica que marca el inicio de la tartera que me llevará a la cumbre. Ahora el viento es ya fuerte, el frío se nota de forma intensa y la niebla empieza a generar dudas acerca de por donde subir. Es imposible ver las marcas de forma que decido subir en línea recta. Debo estar cerca de la cima, aunque ésta no se divisa, y dos corredores que me cruzo que ya bajan me dicen que faltan pocos metros. Finalmente la niebla se despeja como si estuviera esperándome y allí delante la maravillosa cruz que marca la cima del Puigmal.

20160619_075454

 

El tiempo justo para una foto, comer un kit kat de premio que tenía apunto y regresar. El viento hace imposible estar más tiempo arriba, la sensación de frío es muy intensa (leo luego que la temperatura de sensación ayer era de menos 10 grados en el Puigmal) así que decido volver. Pero la niebla ha vuelto y de repente he perdido la orientación, imposible saber por donde he subido. Espero unos minutos hasta que aclara poco, encuentro las huellas encima de la nieve de la subida y emprendo la bajada.

20160619_075530

Llega la parte divertida, he tardado poco más de 1h30min en subir y tardaré poco más de 30min en bajar. La nieve y la piedra suelta convierten la bjada en un fantástico tobogán y me doy cuenta de que todavía me queda mucho entreno y mucho por aprender para bajar.  A las 2h de haber salido vuelvo a estar en el Santuario de Núria, el sol ya ha salido y el frío ahora es mucho menos intenso. Me queda el regalo final, superar el desnivel hasta los 2.200m del Albergue pero el premio lo merece: una maravillosa ascensión al Puigmal y el desayuno esperando en la mesa.

En 3 semanas volveré a Núria para completar la Olla. Ahora ya he visto que no se trata de una carrera  más, será exigente y dura, rompepiernas subiendo y bajando cimas. Está claro que cada carrera de montaña es diferente y ésta tiene pinta a ser muy dura, exigente. Así que lo mejor será tomárselo con calma, disfrutar y aprender de la montaña.

Mi primer 2X6000: entreno para la Maratón acabado

EntrenamientoMARATONLa primera vez que mi amigo Victor me pasó un entreno para preparar la Maratón de Barcelona recuerdo que me sorprendió ver algo llamado el «2X6000» a poco menos de 10 días de la gran cita. Recuerdo que me dijo «este entreno será uno de los más duros y el que te dirá a qué ritmo puedes correr la maratón». Y hoy ha sido el día, hoy he hecho mi primer 2X6000 y ya se finalmente a que ritmo correré la maratón.

El 2X6000 consiste en correr dos series de 6.000metros. Después de calentar unos 10-15minutos haces una primera serie de 6km al ritmo deseado al que quieres correr la maratón. Descansas 2 minutos y haces una segunda serie, 20 segundos más rápido cada km. El ritmo final al que corres te da una idea muy aproximada de a que ritmo puedes hacer la carrera. Esto combinado con el entreno de 30km que hice hace unos días acaba por darte la respuesta final.

Mi objetivo inicial, hace 5 meses, era hacer la Maratón en 3h15min lo que significaba hacer cada km en 4min37seg. Poco a poco me he ido animando con el entreno, exprimiendo un poco más mi cuerpo, alargando las series y los días de entreno. Llegados a este punto necesitaba saber y despejar la incógnita de a que ritmo puedo correr. Así que hoy he decidido hacer el primer 6000m a 4min20seg y el segundo a 4min. Me he quedado cerca, haciendo los primeros 6000m a 4min23seg y los segundos 6000m a 4min03seg. Por lo tanto todo parece que lo más prudente será salir a hacer la Maratón a 4min25seg cada km de forma que la marca final rondaría las 3h7min.

El frio, el viento y correr sólo nunca ayuda y la verdad es que a las alturas del entreno en las que me encuentro se me ha hecho duro y largo, he tenido la sensación más de correr por obligación que por devoción. Además lo he hecho en pista de atletismo y sinceramente es perfecto para las distancias, las referencias y que el terreno es totalmente llano, pero se hace muy monótono y pesado. Una vez se confirma la primera parte de la frase… «sufrir durante el entreno» y espero se confirme la segunda… «para disfrutar el día de la carrera».

Pero ahora el entreno ya está listo y acabado, toca ir aflojando, reduciendo tiempo de entreno y volumen del mismo, sin perder el tono pero sin cargar las piernas. Faltan 10 días para la gran cita y ya casi está todo listo. Pero me acordaré durante muchos años del 2X6000.

Marató Barcelona: sufrir en el entreno, disfrutar en la carrera

marato bcnFalta menos de un mes y empiezo a sentir en mis piernas el entreno de los últimos 5 meses… y sus 848km acumulados

El próximo 17 de marzo es la Maratón de Barcelona, un reto marcado en mi calendario desde que el año pasado totalmente centrado en los triatlones dejara pasar esperando estar más dedicado al running este 2013. Con el calor del verano, el pasado mes de agosto tomé la decisión de emprender el reto de correr y acabar la maratón. Todos aquellos que conozco que la han corrido me han transmitido el respeto a tenerle a esta carrera, a todos y cada uno de sus 42km. Por este motivo decidí hacer las cosas bien, definir un tiempo estimado para acabar la carrera de acuerdo a mis posibilidades y planificar un entrenamiento para conseguirlo.

Lo primero fuer marcar un tiempo objetivo, que a la luz de las marcas que tenía por aquellas fechas en 10km y en media maratón, decidí que fueran 3horas y 15 minutos (o lo que es lo mismo, 4min37seg el km). Y a partir de aquí a planificar el entrenamiento partiendo de los propios entrenos facilitados por la organización de la maratón de Barcelona, el entreno que Victor Oliver me pasó de sus andaduras por la maratón de NY y todo lo que fui recogiendo de otros corredores y de revistas especializadas. Todos sumado un entreno de casi 6 meses con una buena base de la temporada de triatlón y con tres objetivos:

  • Ganar velocidad: obtener velocidad para poder superar marcas objetivo que tenía en la cabeza, ganado de esta forma confianza. Esto me ha permitido bajar de los 40minutos en 10KM (con 39:57 en los 10Km del circuit de Catalunya en diciembre 2012), y de los 90 minutos en media maratón (primero con 1.28:18 en enero en Sitges y más tarde con 1:26:04 en Granollers en febrero).
  • Ganar resistencia: un entreno basado no sólo en hacer tiradas largas sino sobretodo en salir varias veces por semana, acostumbrando a mi cuerpo a correr de forma continuada y, por lo tanto, a recuperar de forma más rápida. Esto me ha llevado a entrenar entre 4 y 6 días por semana (según los momentos de carga del entreno), llegando a acumular 60 y 80km en una misma semana. En ese sentido hacer series de forma regular y pautada me ha ayudado mucho, aunque resultan agotadoras. Hasta la fecha he pasado por las seres de 1km a 3’30’’, las series de 2km a 3’45’’, las series de 3km a 3’53’’ y las series de 4km a 3’58’’; y ahora sólo me queda un día de series de 5km a 4’ y finalmente 10 días de la maratón el 2X6000, con los primeros 6km a ritmo de maratón y los segundos 20 seg más rápido.
  • Ganar fuerza mental: algunos me han dicho que 6 meses son un entreno demasiado largo y en algunos momentos no les quito razón, pero con una marca deseada tan exigente necesitaba estar bien de cabeza, estar fuerte para aguantar los malos momentos que se que llegarán durante la carrera, para superar las dudas y los pensamientos negativos que ya durante el entreno aparecen. Y salir a  correr durante estos meses con días que no apetece en absoluto, con días donde el dolor en las piernas aconsejaría un masaje más que 15 km de carrera me están ayudando en este sentido. Y las circunstancias han hecho que el 95% del entreno lo haya realizado en solitario, eso nunca es bueno pero quizás en este caso me ha ayudado a estar más fuerte.

Aunque la verdad es que el auténtico objetivo (gracias Víctor por esta frase que retumba en mi cabeza cada vez que salgo a entrenar) de todo este entreno no es otro que “sufrir durante el entrenamiento para disfrutar el día de la carrera”.

Y ayer tuve la penúltima muestra de este sufrimiento con una tirada larga de 30km a 4’27’’ (para un total de 2h14min). Constaté que hacer esta distancia dentro de Sabadell es un suplicio (todo sube o baja) y que correr tantos km en solitario casi puede con mi aguante mental. Pero más allá de acabar cansado y con los abductores un poco cargados las sensaciones fueron muy buenas. La cita se acerca, en menos de 30 días tocará cumplir un reto, vivir un sueño y poco a poco el entreno va llegando a su fin.